Yo lo haré, tú lo harás

“¿Quién quiere ayudarme a barrer estas migajas?”, preguntó la madre mientras recogía los platos del almuerzo y se dirigía al lavaplatos.

“¡Yo lo haré!”, gritó entusiasmado Elim, corriendo hacia la escoba.  Rubí rio mientras observaba a su primito barrer las migajas a toda velocidad.  “¡Terminé!”, anunció orgulloso.

“¡Bien hecho!”  Mamá puso azúcar, harina, huevos y chispas de chocolate en el mesón de la cocina.  “Ahora, ¿quién quiere ayudarme a hacer galletas de chispas de chocolate?”

“¡Yo lo haré!”, chilló Elim antes que Ruby pudiera decir una palabra.  Ambos niños ayudaron a mamá a llenar el tazón con los ingredientes y mezclarlos.  “¿Quién quiere añadir el huevo?”, preguntó la madre.  Rubí miró a su primo a propósito.

“¡Yo lo haré!”  Elim partió el huevo, orgulloso, bajo la supervisión de Rubí.

Más tarde, ese mismo día, después de jugar en la arena, mamá preguntó: “¿Quién quiere ir adentro a bañarse?”

Elim hizo un puchero y apuntó a Rubí.  “Tú lo harás”, dijo firmemente.

Rubí y mamá estallaron en carcajadas.  “¡Supongo que Elim todavía no está listo para entrar!”, comentó Rubí, abrazando a su primito que estaba todo lleno de arena.

Mamá se veía pensativa.  “¿Sabes, hija?  Elim acaba de recordarme lo que leí en el Salmo 71 esta mañana.  El salmista hablaba sobre cómo sus enemigos lo perseguían, pero él sabía que, aun en tiempos de temor, Dios era su refugio y su fortaleza.  Y hay muchos versículos que hablan de las cosas que el salmista quiere hacer: ‘Yo esperaré’, ‘Te alabaré’, ‘contaré de tu justicia y tu salvación’”.

“¿Y el salmista tal vez dice ‘Tú lo harás’ también?”, expresó Rubí, bromeando.

“En realidad, ¡sí!”  La madre sonrió.  “El salmista sí señala algunas cosas que sabe que Dios hará, por ejemplo: ‘Me volverás a dar vida’ y ‘me levantarás de nuevo’”.

Después que los tres finalmente entraron y quedaron limpios, Rubí se acurrucó junto a su mamá y su primo en el sillón.  “¿Sabes, mamá?  Quiero ser como Elim… y como el salmista.  En los momentos difíciles, quiero poner en práctica las cosas que puedo hacer en el Señor, alabarle, recordar lo que Él ha hecho por mí… cosas así”. 

La madre sonrió a su hija.  “Yo también, Rubí”.

Elim también sonrió.  “¡Tú lo harás!”  —  SAVANNAH COLEMAN

RECUERDA LO QUE DIOS HA HECHO

VERSÍCULO CLAVE: SALMO 71:14

PERO YO ESPERARÉ CONTINUAMENTE, Y AÚN TE ALABARÉ MÁS Y MÁS.

¿Alguna vez has pasado por días o semanas difíciles?  Dios nunca nos prometió una vida fácil, sin dificultades, pero sí nos promete que estará con nosotros.  Lee acerca de Su gran amor por ti en la Biblia.  Ahí aprenderás todo lo que Jesús ha hecho por ti.  Cuando afrontes dificultades, recuerda que Él te ayudará y siempre estará contigo.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.