Dar en el clavo (Parte 2)

Belén y su papá se encontraban afuera, sentados en su casa en árbol, que estaba a medio construir.  La niña cosía a mano un cojín y el padre estaba a punto de comenzar con la tercera pared cuando Belén preguntó: “Papá, ¿recuerdas lo que platicamos la semana pasada, sobre cómo los clavos son perfectos para el constructor y sobre cómo puedo usar mis talentos para servir a Jesús?”

“Por supuesto que lo recuerdo”, contestó su padre.  “¿Has hecho planes ya para tocar el piano?”

“Voy a tocar en el asilo de ancianos la próxima semana”, le contó Belén mientras observaba su cojín.  “Pero siento que eso es algo muy insignificante.  Quiero hacer cosas grandes para Jesús, no solo ese tipo de cositas chiquitas.  Quiero hacer la diferencia”.

“Ya veo”, respondió su padre, pensativo.  Entonces, dio la impresión de cambiar de tema y comentó: “A ver, déjame terminar de construir esta pared”.  Puso las tablas en su lugar y al presionar un clavo contra la madera, se preparó para golpearlo, pero declaró: “¿Sabes?  Estos clavos son muy pequeños.  Hagámoslos a un lado; no los vamos a utilizar”.

Belén levantó la mirada de su costura.  “¡Pero, papá, necesitamos los clavos para unir la madera de la casa del árbol!”

“Sí, pero son tan diminutos”, aseguró papá.  “¿Cómo es que algo tan pequeño puede ser útil?  Lo que se ve es la madera.  ¿Para qué vamos a usar los clavos?  Y en ese cojín que estás cosiendo, ¿para qué vas a usar hilo?  ¿Por qué no envuelves todo en la tela y terminas de una vez?”

“Papá, los clavos y el hilo son pequeños, ¡pero son muy importantes!  ¡Los necesitamos para armar nuestros proyectos!  Los necesitamos… oh”.  Belén se detuvo cuando vio sonreír a su padre.  “Estás hablando de mí, ¿verdad?”

“Sí.  Del mismo modo que un constructor utiliza unos clavos que parecen insignificantes y una costurera utiliza un fino hilo, Jesús usa los pequeños actos de amor y bondad en Su plan para llevar a personas de todo el mundo hacia Él.  Dios puede usar tu música para cosas grandes, hija”

“Gracias, papá”, expresó Belén.  “Tocaré el piano en el asilo de ancianos y confiaré en que Dios lo usará como Él desee”.

“Me alegro mucho por ti, corazón.  Oye, ¡quizá yo deba empezar a dar clases!  ‘Lecciones de los clavos, con papá’.  ¿Entendiste el chiste?”

Belén rio.  “¡Oh, papá!”  —  NATALIE CROWE

DIOS UTILIZA LOS DONES PEQUEÑOS

VERSÍCULO CLAVE: ROMANOS 12:6

PERO TENIENDO DIFERENTES DONES, SEGÚN LA GRACIA QUE NOS HA SIDO DADA, USÉMOSLOS.

¿Alguna vez has sentido que las cosas que haces para Jesús son demasiado pequeñas?  Él utiliza todos los dones, tanto los grandes como los pequeños, para que otros conozcan Su amor.  No te preocupes si lo que haces para servir a Jesús no parecen muy importantes.  Confía en que Él usará tus pequeños actos de bondad para hacer una gran diferencia.