Algo bueno

—Hoy tengo que memorizar un montón de fechas de la Guerra Civil —comentó Antonio mientras junto con su hermano y su hermana acomodaban las sillas en la mesa de la cocina para hacer sus tareas—.  Mañana tendremos un examen —el niño sacó el libro de historia de su mochila.

Julián abrió también su libro de historia.

—Bueno, en cambio yo estoy aprendiendo sobre las batallas de la Guerra Revolucionaria.  Tampoco son tan fáciles de recordar.

Armada con un periódico, tijeras, papel y pegamento, Camila sonrió a sus hermanos.

—¿No quisieran estar en mi grado?  Lo único que tengo que hacer es recortar artículos para nuestro proyecto de eventos.

Los niños trabajaron en silencio por un rato; entonces Camila suspiró.

—Todos estos artículos son de cosas como huracanes, guerras, crímenes y terremotos.  Sería lindo poder reportar alguna buena noticia.

Julián levantó la mirada.

—Debe haber algo ahí.  Después de todo, los políticos en la televisión siempre prometen que convertirán al mundo en un lugar mejor.

—Sí —agregó Antonio—.  Prometen que solucionarán todos los problemas, que lograrán que la gente deje de pelear y empiecen a trabajar juntos.  ¡Pero después se ponen a pelear sobre cómo lograrlo!

La madre de los niños metió un recipiente con pollo en el horno.

—Sí —afirmó—, pero eso realmente no debería sorprendernos.

—¿No?  ¿Por qué no? —preguntó Camila.

—Los líderes hablan sobre paz, pero dejan fuera a Jesús —explicó mamá—.  Sin Él nunca habrá paz permanente en la tierra.  La Biblia dice que siempre habrá guerras y peleas.

Camila se estremeció y se abrazó de su suéter.

—¡Qué miedo!  ¡Quién sabe qué cosas terribles pasarán cuando seamos grandes!

—Sí da miedo, pero gracias a que confiamos en Jesús, podemos tener la mente llena de paz, pase lo que pase —aseguró su madre, mientras hacía una ensalada de lechuga—.  Sabemos que Él tiene el control y un día regresará para terminar con el pecado para siempre y hacer nuevas todas las cosas.  Entonces finalmente tendremos paz en todo el mundo, la paz verdadera que solo Jesús puede traer.

Antonio le sonrió a Camila.

—¡Ahí está! —indicó—.  ¡Esa es una buena noticia!  Tal vez puedas escribir eso en tu reporte, aunque no lo hayas sacado del periódico.

LINDA WEDDLE

SOLO JESÚS TRAE PAZ VERDADERA

VERSÍCULO CLAVE: FILIPENSES 4:7

Y LA PAZ DE DIOS, QUE SOBREPASA TODO ENTENDIMIENTO, GUARDARÁ SUS CORAZONES Y SUS MENTES EN CRISTO JESÚS.

¿Te preguntas por qué hay tantas malas noticias en el mundo?  ¿Te asusta?  Recuerda que Jesús sigue en control.  Confía en Él, no en las promesas que hacen simples seres humanos, y disfruta de la paz en tu corazón, a pesar de las cosas terribles que suceden en el mundo.  Espera con ansias el día en que Jesús regresará para traer paz a todo el mundo.  Entonces las malas noticias serán cosa del pasado, y quienes confían en Jesús vivirán con Él para siempre.

Clave de Hoy