Una piedra para recordar

La familia Javier se detuvo a mirar el enorme roble que permanecía caído en su jardín.  Durante la noche fue derribado por una fuerte tormenta.  “¡Guau!”, exclamó Julia.  “Si ese árbol hubiera caído un poquito más allá, ¡habría destrozado la casa!”

Su padre asintió.  “Dios sin duda cuida de nosotros”, afirmó mientras ponía su mano en el hombro de Julia.

Esdras dio un vistazo a la corta distancia que había entre el árbol caído y la casa.  “Sí”, dijo asombrado.  “Nuestra casa no tiene ningún daño”.

“Espero que nunca olvidemos todas las cosas buenas que Dios ha hecho por nosotros”, señaló su madre.

“Pero a veces sí permite que nos sucedan cosas malas”, opinó Julia.  “Como cuando la abuela tuvo ese terrible accidente en el automóvil”.

“Sí, pero aun así, la abuela y todos nosotros sentimos el consuelo y la paz de Dios”, expresó papá.  “Sabíamos que podíamos confiar en que Él cuidaría de nosotros, sin importar lo que pasara, porque Jesús nos ha salvado, nos ha dado vida eterna y nunca estaremos separados de Él”.

Esdras hizo un gesto afirmativo.  “Cuando siento miedo, me ayuda recordar las otras veces en que Dios ha cuidado de mí”.

“Mi maestra de escuela dominical nos contó una historia de la Biblia sobre cómo Samuel tomó una piedra y le puso un nombre… era un nombre gracioso que significaba algo como «Dios nos ayudó»”, comentó Julia.  “Nuestra maestra dijo que esa piedra era un memorial porque Samuel la puso ahí como un recordatorio de que Dios había ganado la batalla por Israel”.

“Te revieres al nombre Ebenezer”, explicó mamá.

Su padre sonrió.  “Tal vez deberíamos poner nuestra propia piedra memorial”.

“Quizá.  O podríamos armar un libro de recortes con fotografías e historias de las veces en que Dios nos ha ayudado”, propuso Julia.  “Podríamos agregarle páginas cuando pase algo especial… como este árbol que no cayó sobre la casa”.

“Buena idea”, afirmó Esdras.  “Incluyamos una fotografía de todos frente a este gran árbol.  Cada vez que veamos la foto, recordaremos cómo Dios cuidó de nosotros”.

“Podemos llamarlo nuestro libro Ebenezer”, sugirió papá.  Él levantó su teléfono celular.  “Todos pongámonos junto al árbol para tomar la fotografía.  ¡Comencemos con nuestro libro hoy mismo!”  —  DEANA L. ROGERS

RECUERDA LA BONDAD DE DIOS

VERSÍCULO CLAVE: 1 CRÓNICAS 16:12

RECUERDEN LAS MARAVILLAS QUE ÉL HA HECHO.

¿Tienes algo que te ayude a recordar las cosas que Dios ha hecho por ti?  ¿Has recibido una respuesta especial a alguna oración o el Señor te protegió en una situación peligrosa?  ¿Te ha ayudado a pasar una clase difícil en la escuela o te proveyó de un amigo cuando te sentías solo?  ¿Qué te parece si guardas un registro de lo que Dios ha hecho por ti?  Permite que sea un recordatorio de que Él te ha prometido ayudarte a salir adelante en cualquier situación difícil.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.