Una bendición inesperada

Ricardo se moría de ganas de conocer a su nuevo hermanito, Patricio.  Cuando su tía lo llevó al hospital y lo guio a la habitación de su madre, el niño sonrió al ver al bebé en los brazos de su madre.  Se acercó rápidamente para verlo.

—¡Hola, Patricio! —susurró mientras tocaba con delicadeza la suave manta que arropaba al bebé—.  Soy tu hermano mayor, Ricardo.  ¡Estoy tan feliz de verte!  Bienvenido a nuestra familia.

Ricardo notó que los ojos de su mamá estaban rojos.

—¿Qué pasa con tus ojos, mamá?  —preguntó—.  ¿Estabas llorando?

La madre asintió.

—Sí.  He estado llorando de gozo porque estoy tan feliz de finalmente tener a Patricio aquí con nosotros, pero también estuve llorando por su condición.

Ricardo se quedó confundido.

—¿A qué te refieres?  ¿Qué hay de malo con él?

Mamá no pudo responder inmediatamente.  Respiró profundamente y contestó:

—Patricio no tiene su mano derecha y solo tiene tres dedos en su mano izquierda.

El hermano mayor se quedó impactado.  No podía creer lo que acababa de oír.

—Pero… ¡no entiendo! —exclamó—.  Creí que tener un bebé era una bendición.  ¿Cómo es posible que Patricio haya nacido así?

—No sé por qué Dios permitió que esto sucediera —aseguró su madre—.  Pero de una cosa sí estoy segura: Patricio es una bendición de Dios.  Puede que tenga limitaciones físicas, pero Dios lo ama y nos ama a nosotros, y por esa razón nos dio este bebé —mamá estiró su brazo para apretar la mano de Ricardo—.  ¿Recuerdas lo que Jesús dijo en la Biblia, sobre el hombre que nació ciego?  Antes de sanarlo de su ceguera, Jesús les dijo a Sus discípulos que el hombre nació ciego para que las obras de Dios se manifestaran en su vida.  Estoy orando para que lo mismo suceda con Patricio.  Sé que Dios puede usar esta dificultad en su vida para hacer cosas maravillosas que guíen a otras personas al poder sanador de Jesús y al regalo de la vida eterna que Él nos ofrece.

—Oraré también por eso —expresó Ricardo.  Él sonrió y besó a su hermanito bebé en la cabeza—.  Estoy feliz porque Dios nos ha bendecido con Patricio.  —  GOLDA DILEMA

DIOS PUEDE USAR LAS DIFICULTADES PARA EL BIEN

VERSÍCULO CLAVE: JUAN 9:3 (NBV)

—NO FUE POR SUS PECADOS NI TAMPOCO POR LOS DE SUS PADRES —CONTESTÓ JESÚS—. NACIÓ CIEGO PARA QUE TODOS VIERAN EL PODER DE DIOS EN ÉL.

¿Alguna vez Dios ha usado una cosa mala que sucedió en tu vida para traer algo bueno?  En la Biblia, Jesús utilizó la ceguera de un hombre para mostrar a la gente que Él era el Hijo de Dios, que había venido para sanar sus corazones pecadores.  El Señor puede usar una situación difícil en tu vida para ayudar a las personas a que conozcan quién es Él.  Está bien que te sientas triste cuando Él permita que algo malo suceda en tu vida.  Todavía puedes confiar en que Jesús lo usará para traerte bendiciones para ti y para quienes te rodean.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.