La planta caída

Laurel miró la planta que colgaba del techo de la entrada de su casa.

—¿Qué le pasa a tu planta, mamá?

—¿Mi planta? —la madre se dio la vuelta para verla—.  ¡Guau!  ¡No se ve muy feliz!  ¡Últimamente he estado tan ocupada con el trabajo que me olvidé de regarla!  Lo haré en este momento.

Al día siguiente, Laurel notó que la planta se veía saludable otra vez.  Sus hojas ya no estaban caídas.

—Mamá, mira ahora tu planta.

Su madre asintió.

—Me di cuenta de que se reavivó apenas le puse agua —ella miró con cariño su planta—.  Disfruto mucho al cuidar de mis plantitas.  Tal vez es porque se parecen mucho a los cristianos.

—¡A los cristianos!  ¿En qué se parece un cristiano a una planta?

—Bueno, para empezar, ambos necesitan una buena raíz y los dos necesitan cuidado y alimentación apropiados.

—¿Raíces? —Laurel sonrió—.  Sé que las plantas tienen raíces, pero si los cristianos las tuvieran, ¿no les tocaría estar atrapados en un solo lugar?

Mamá rio.

—La Biblia dice que los cristianos debemos tener nuestras raíces en Jesús —explicó—.  Para eso, debemos recordar la verdad del evangelio, que Jesús murió y resucitó para salvarnos del pecado, y ponerlo en práctica en nuestras vidas.  Si no estamos enraizados firmemente en Jesús, podríamos seguir a los falsos maestros y desviarnos.

—Te entiendo —afirmó Laurel—.  Y además del alimento físico, los cristianos necesitan comida espiritual, ¿verdad?

Su madre asintió.

—Sí, ¿y sabes cómo conseguirla?

—Eh… ¿de Jesús? —preguntó la niña.

—Correcto —aseguró su madre—.  Él nos nutre de diferentes maneras.  Por ejemplo, cuando leemos Su Palabra, la Biblia, y tenemos comunión con otros cristianos en la iglesia.  Él usa estas cosas para alimentarnos espiritualmente y ayudarnos a crecer en nuestra fe, porque nos recuerdan lo que Jesús ha hecho por nosotros y que Le pertenecemos a Él.

—Si los cristianos no reciben su alimento espiritual, ¿estarán caídos como la planta? —preguntó Laurel.

—Creo que sí, eso pasa muchas veces —respondió mamá—.  Es probable que se enfoquen en las cosas de este mundo, en lugar de tener la mirada puesta en Jesús y en el gozo y la paz que Él nos ofrece —ella apuntó a la planta—.  Si vemos que esta planta vuelve a estar caída, quizá eso nos recuerde que no debemos permitir que eso ocurra en nuestras vidas espirituales.

—Sí —exclamó Laurel—.  ¡Debemos estar plantados firmemente en nuestra fe! —  BARBARA REGIER

BUSCA TU ALIMENTO ESPIRITUAL

VERSÍCULO CLAVE: COLOSENSES 2:6-7 (NBV)

DE LA MISMA MANERA QUE RECIBIERON A CRISTO JESÚS COMO SEÑOR, DEBEN COMPORTARSE COMO LE AGRADA A ÉL; ES DECIR, ENRAIZADOS EN ÉL Y QUE SEA ÉL QUIEN LES HAGA CRECER.

¿Te sientes caído en tu vida espiritual?  Jesús quiere restaurar tu alma.  Recuerda cuánto Él te ama y lo que Él hizo para salvarte.  Pasa tiempo con otros cristianos, disfruta su compañía y aprende de ellos.  Lee lo que Jesús te dice en la Biblia y conversa con Él sobre eso.  Permite que el Señor fortalezca tu fe y te dé el alimento espiritual que necesitas.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.