Sin errores

—Mira, mamá —le dijo Carmela después de leerles una historia a sus hermanitos menores—. Este libro dice que los ponis son caballos bebés. Pensé que los caballos bebés se llamaban potros.

—¡Tienes razón! La gente a veces se refiere a las crías de los caballos como ponis, pero eso no es correcto. Cuando son adultos y han terminado de crecer, los ponis siguen siendo más pequeños que los caballos regulares.

—Entonces el autor de este libro cometió un error —comentó Carmela.

—Parece que sí —respondió su madre—. Y lo encontraste. ¡Muy bien! —ella sonrió a su hija—. Me alegra que pienses en lo que lees y no des por sentado que cualquier palabra impresa sea correcta. Solo porque algo está en un libro no significa que sea verdad. La gente comete errores, en los libros y en otras cosas —mamá sostuvo en alto un pedazo de papel—. Imprimí una receta que encontré en internet y quiero probarla. ¿Quieres ayudarme a hacer galletas?

Carmela aceptó y con muchas ganas ayudó a juntar todos los ingredientes. Ella y su madre siguieron las instrucciones cuidadosamente.

—Se ven tan deliciosas —aseguró Carmela mientras sacaba la primera bandeja de galletas del horno.

Mamá e hija tomaron una galleta cada una de las que acababan de salir del horno, pero cuando dieron un mordisco, ambas fruncieron el ceño.

—No me parece que tengan buen sabor —murmuró Carmela—. ¿Y a ti?

—No, creo que tienen demasiada sal —opinó su madre—. Me pareció que era mucha cuando la medí, pero supuse que la receta estaba correcta —ella sonrió—. Nuestra conversación de hace un rato debió haberme vuelto más cuidadosa.

—Entonces la información que hay en internet puede también estar equivocada, como las cosas escritas en los libros —observó Carmela.

—¡Por supuesto que sí! —expresó mamá—. Las personas son imperfectas, así que cualquier cosa escrita por una persona puede estar equivocada. Solo hay un libro que nunca tendrás que cuestionar.

—¡Yo sé cuál es! —exclamó Carmela—. La Biblia.

Su madre asintió.

—Las personas que escribieron la Biblia fueron dirigidas por el Espíritu Santo, así que cada palabra proviene de Dios. La Escritura nos habla de la única persona que sí es perfecta, Jesús, que es Dios y se hizo humano para salvarnos. La Biblia es Su historia y no tiene errores.

KAREN E. COGAN

LA BIBLIA NUNCA SE EQUIVOCA

VERSÍCULO CLAVE: SALMO 33:4

PORQUE LA PALABRA DEL SEÑOR ES RECTA, Y TODA SU OBRA ES HECHA CON FIDELIDAD.

¿Crees en todo lo que lees? Recuerda que las personas no son perfectas y pueden cometer errores. Solo porque algo haya sido publicado en un libro o en internet no significa que sea verdad. Pero hay un libro en el que puedes confiar en su totalidad: la Biblia. Es la Palabra de Dios y nunca se equivoca. Nos cuenta la verdad de Jesús, y nos ayuda a saber si el resto de información que recibimos es correcta o incorrecta.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.