Signos vitales

Tarak abrió la puerta que tenía la placa que tenía impresa el nombre del doctor Sanjay Mahtani, que era su padre.  Al entrar a la sala de espera, la enfermera de la oficina lo recibió con una sonrisa.  “Hola, Tarak.  Tu papá casi termina su trabajo del día.  Estará contigo en pocos minutos”.

Pocos minutos más tarde, Tarak y su padre estaban en el automóvil, regresando a su hogar.  “Papá, oí en la radio que el presidente iba a hacerse su chequeo médico anual”, indicó Tarak.  “Cuando la gente viene a esos chequeos, normalmente se sienten bien, ¿verdad?  Entonces, ¿cómo pueden darse cuenta si están enfermos o no?”

“Bueno, revisamos muchas cosas y a veces hacemos algunos exámenes”, explicó el padre.  “Generalmente, si los signos vitales están bien, el paciente es saludable”.

“¿Signos vitales?”, preguntó Tarak.  “¿Qué es eso?”

“Oh, son cosas como la presión sanguínea, los latidos del corazón y los pulmones”, afirmó papá.  “También reviso la estatura y el peso del paciente, veo sus ojos, oídos, nariz y garganta.  Les pregunto si tienen alguna queja.  Si sospecho que hay algún problema, le doy una orden para que se haga otros exámenes”.

“¿Y por eso los chequeos anuales son tan importantes?”, preguntó Tarak.  “¿Porque podría haber algo malo, incluso cuando la persona se siente bien?”

“Exactamente”, respondió el padre.  “Mientras más pronto se detecten las enfermedades, más fácil será tratarlas”.  El médico sonrió a Tarak.  “Hay otro tipo de chequeo que es importante que nos hagamos con frecuencia… y lo podemos hacer nosotros mismos”.

“¿En serio?”, preguntó Tarak.  “¿Qué chequeo es ese?”

“Un chequeo espiritual”, respondió papá.  “Debemos poner atención a los signos vitales de nuestra vida cristiana.  Por ejemplo, deberíamos analizar si la oración y la lectura de la Biblia se han convertido en hábitos regulares y deberíamos tener una actitud amorosa hacia el Señor y hacia otros cristianos”.

“Entonces, si estoy enojado con alguien, ¿esa es una mala señal?”, preguntó Tarak.  “¿O si no queremos hablar con Jesús ni ir a la iglesia?”

“Así es”, afirmó su padre.  “Esos signos indican que debemos reparar relaciones tan pronto como sea posible, con Dios y con las personas.  Debemos pedirle a Jesús que revele cualquier área de pecado en nuestras vidas, para que podamos confesarla delante de Él y ser perdonados.  Esto nos ayuda a permanecer espiritualmente saludables y fuertes”.

Tarak asintió.  “Me haré ese chequeo espiritual hoy mismo”.  —  SHERRY L. KUYT

HAZ CHEQUEOS DE TU SALUD ESPIRITUAL

VERSÍCULO CLAVE: LAMENTACIONES 3:40

EXAMINEMOS NUESTROS CAMINOS Y ESCUDRIÑÉMOSLOS, Y VOLVAMOS AL SEÑOR.

¿Cuándo fue la última vez que te hiciste un chequeo espiritual?  ¿Te interesa conocer mejor a Jesús?  ¿Le cuentas tus problemas y Le das gracias por Sus bendiciones?  ¿Hay algún pecado en tu vida que tengas que confesarlo?  ¿Disfrutas al estar con otros cristianos?  Hazte chequeos regulares en tu vida espiritual para que puedas crecer fuerte en tu fe.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.