Se necesitan las entradas

“Me alegra que Luis se haya quedado después de la clase para conversar con el señor Ricardo sobre cómo ser salvo”, comentó Julieta mientras ella y su amiga Silvia salían de la escuela dominical.

“A mí también”, afirmó Silvia.  “¡Él lo necesita!  Luis y sus hermanos son tan malos”.  La niña hizo un gesto negativo.  “Me alegra que mi familia no sea así.  Debe ser vergonzoso tener que necesitar ser salvo.  Me alegra haber nacido cristiana”.

Julieta miró a su amiga, sorprendida.  “Pero todos necesitamos ser salvos”.

“No todos”, aseguró Silvia.  “Yo vengo de una buena familia, ¡y mi padre es el alcalde!”  Antes que Julieta pudiera responder, Silvia divisó a sus padres y de despidió. 

Cuando un grupo musical que a ambas niñas les gustaba visitó la ciudad unos días después, Silvia invitó a Julieta para ir a su concierto.  “¡Oh, no!”, exclamó Silvia cuando llegaron.  “¡Creo que dejé las entradas en casa!”  La niña se acercó al hombre de la puerta.  “¿Podría dejarnos entrar, por favor, si prometemos regresar después con las entradas?”  El portero negó con la cabeza y Silvia frunció el ceño.  “¿Usted sabe quién soy?”, preguntó.  “¡Soy la hija del alcalde!”

El portero sonrió burlonamente.  “Bueno, señorita Hija del Alcalde, cuando me muestre su entrada, podrá entrar.  Mientras tanto, por favor, hágase a un lado”.  Derrotadas, las niñas se fueron.

Después de llamar a la mamá de Silvia, quien aceptó ir al lugar para llevar las entradas, las niñas se sentaron a esperar.  “No hizo ninguna diferencia que seas hija del alcalde, ¿verdad?”, preguntó Julieta.  “Si el portero no te dejó entrar al concierto, a pesar de ser quien eres, ¿qué te hace creer que Dios te dejará entrar al cielo por la misma razón?  La Biblia dice que todos somos pecadores y ninguno de nosotros merece estar con Dios.  Esa es la razón por la que necesitamos que Jesús nos salve.  Así como no podemos entrar en el concierto sin las entradas, no podemos entrar en el cielo sin Él”.  HAZEL MARETT

ERES UN PECADOR QUE NECESITA DE JESÚS

VERSÍCULO CLAVE: ROMANOS 3:23

POR CUANTO TODOS PECARON Y NO ALCANZAN LA GLORIA DE DIOS.

¿Crees que Dios te dejará entrar en el cielo porque naciste en una buena familia?  La Biblia dice que eso no hace ninguna diferencia.  No importa cuán buena o importante sea tu familia, eres un pecador.  Solo puedes salvarte y tener vida eterna si confías en Jesús.  (Presiona aquí para que conozcas las Buenas Nuevas que Dios tiene para ti).

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.