Luz para el camino

“Oye, papá”, señaló Milo cuando terminaron de armar la carpa en el sitio para acampar en el bosque, “tenemos que encender la fogata.  ¡Está oscureciendo!”

Su padre estuvo de acuerdo.  “Toma una linterna y vamos a buscar un poco de leña”. 

Milo buscó en su mochila y encontró su linterna.  La prendió y la apuntó hacia los árboles, pero la luz era muy débil.  “Creo que se están acabando las baterías”.  El niño alumbró el piso y solo podía ver un par de pasos frente a él.  “Pero al menos funciona un poquito”.

Papá y Milo caminaron con cuidado, recogiendo palos de madera.  “No puedo creer lo rápido que oscureció”, exclamó Milo.  “¡Ya está oscuro como la boca del lobo!  Qué bueno que tengo mi linterna, aun cuando está débil.  Nos hubiera ido muy mal sin ella”.

“En eso tienes razón”, afirmó su padre.  “Bueno, volvamos al campamento”.

Ya en el campamento, papá apiló la leña en el sitio de fogatas mientras Milo arrugaba periódicos viejos.  Juntos agregaron pequeñas ramitas en la parte de arrita.  “No puedo dejar de pensar en las pruebas para el equipo de béisbol”, comentó Milo mientras trabajaban.  “Pero no sé si quiera jugar el próximo verano.  He pensado y orado por eso, pero simplemente no sé”.

“Es difícil”, contestó su padre.  “Pero recuerda que el Salmo 119 dice que la Palabra de Dios es una lámpara a nuestros pies y una luz en nuestro camino, así como tu linterna”.

Milo rio.  “¡Mi linterna fue un fracaso!”

“Puede que sí, puede que no.  No se veía tan bien cuando alumbrabas a la distancia, pero cuando apuntabas hacia abajo…”

“¡Funcionaba!”

“Exactamente”, aseguró papá.  “Cuando buscamos dirección, podemos acudir a Jesús en oración y podemos estudiar Su Palabra.  Esta será una lámpara a nuestros pies, no a nuestras cabezas”.

“Oh, ya entiendo”, indicó Milo.  “Quieres decir que Dios solo nos muestra un poquito cada vez”.

“Así es”, dijo su padre.  “Muchas veces queremos saber las cosas antes del tiempo de Dios.  Aunque hacer planes está bien, Jesús quiere que confiemos en Él y esperemos que Él nos muestre Su voluntad en el momento apropiado”.

Milo sonrió.  “¡Creo que sí puedo con eso!”  LISA COWMAN

DIOS REVELA SU VOLUNTAD UN PASO A LA VEZ

VERSÍCULO CLAVE: SALMO 119:105

LÁMPARA ES A MIS PIES TU PALABRA, Y LUZ PARA MI CAMINO.

¿Te cuesta saber qué decisiones tomar?  ¿Te preguntas qué actividades deberías hacer en la escuela?  ¿O qué deberías ser cuando crezcas?  Algunas decisiones son fáciles, otras son difíciles de tomar.  Pero no necesitas una respuesta hoy mismo para muchas encrucijadas.  Habla con Jesús y estudia Su Palabra para ver qué dice Él sobre las situaciones que afrontas ahora.  Luego confía en que Él te ayudará a tomar buenas decisiones en el futuro.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.