Santa Pausa

“A ver, niños, apaguen ese videojuego y ayúdenme a poner la mesa”. 

Efrén presionó el botón de pausa.  “Deberíamos tratar de pasar ese nivel después de la cena”, le dijo a Leví mientras corrían hacia la cocina.

Su madre estaba haciendo equilibrio con el bebé en su caerá mientras batía en una olla burbujeante con salsa de espagueti.  “No se olviden de poner las servilletas”, les indicó a sus hijos.  “Y tampoco se olviden que vamos a hacer algunas compras de Navidad después de la cena”.

“Mamá, estamos en la mitad de un juego de video”, alegó Leví.

“Han estado jugando eso por más de una hora.  Es hora de un descanso.  Tenemos que comprar regalos para sus primos, traer los ingredientes para las galletas navideñas y comprar más luces para el árbol de Navidad”.

“¿No podemos ir de compras mañana?”, preguntó Efrén.

Su madre negó con la cabeza.  “Mañana tenemos ensayo para el teatro de Navidad”.

Papá entró en la cocina y haló un fideo de la olla.  La madre se volteó y le entregó el bebé.  “Te ves muy tensionada”, comentó el padre.  Luego se dirigió a los chicos.  “Tengo una idea”.

“¿Esa idea incluye los juegos de video?”, preguntó Leví.

“No incluye videojuegos, pero sí incluye chocolate caliente.  Voy a hacer una olla de chocolate caliente y nos sentaremos juntos, como familia, para ver una película navideña”.  Papá ya sabía lo que mamá estaba pensando.  “No te preocupes, mi amor, mañana me levantaré temprano y me haré cargo de las compras.  Parece que todos necesitamos un pequeño descanso de la locura de las fiestas de Navidad.  Hagan de cuenta que se trata de una Santa Pausa”.  Todos rieron, incluso la madre.

“Creo que tienes razón”, admitió.  “Hasta Jesús y Sus discípulos necesitaron un tiempo para descansar.  Si recuerdo correctamente la historia bíblica. Jesús les dijo a Sus discípulos que lo acompañaran a un lugar tranquilo para descansar, porque había demasiadas personas que iban y venían, al punto que ni siquiera tenían tiempo para comer”.

“¡No tenían tiempo para comer!”, exclamó Efrén.  “¡No existe multitud lo suficientemente grande ni algún videojuego que puedan alejarme de tu espagueti, mamá!”

“Me alegra oírlo”, afirmó mamá.  “Pero todavía necesitamos tomarnos el tiempo para descansar y recordar la verdadera razón por la que celebramos Navidad: que Jesús vino a salvarnos”.  —  JARED HOTTENSTEIN

TOMA TIEMPO PARA DESCANSAR

VERSÍCULO CLAVE: MARCOS 6:31

Y ÉL [JESÚS] LES DIJO: “VENGAN, APÁRTENSE DE LOS DEMÁS A UN LUGAR SOLITARIO Y DESCANSEN UN POCO”.

¿Necesitas tiempo para descansar?  A veces la vida puede ponerse muy ocupada, especialmente en estas épocas de fiestas.  Estamos ocupados haciendo muchas cosas que en realidad son buenas, pero no tiene nada de malo presionar el botón de pausa para tomar un descanso.  Jesús sabía lo que era sentirse cansado.  Si Él se tomó el tiempo para descansar, también deberíamos hacerlo nosotros.  Date un respiro y pasa tiempo con el Señor.  Después de todo, Él es la verdadera razón por la que celebramos la Navidad.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.