Rompecabezas de la vida

 “¿La tía Carmen nos mandó más piezas del rompecabezas?”, preguntó Jimena cuando papá entró con el correo.

La tía Carmen era artista y estaba enviando a los niños una copia de un cuadro que había pintado, pero en lugar de enviar el cuadro completo, lo había cortado en pedacitos.  Cada cierto tiempo enviaba más piezas para que ellos lo armaran.  “A ver qué tan rápido puedes descubrir de qué es la imagen”, les había desafiado la tía.

“No, hoy no hay nuevas piezas del rompecabezas”, contestó su padre con un suspiro.  “Aquí solo hay más pagos”.

“¡Pero quiero saber qué dibujó!”, exclamó Dennis, obviamente decepcionado.  “Creo que podría ser un bote de pesca.  Los botes están en el lago”.

“¡No!  Yo creo que es un…”  Jimena se detuvo cuando notó que su padre revisaba las cuentas por pagar.  “¿Está todo bien, papá?”

Papá levantó la mirada.  “¿Qué?  Oh, sí, todo está bien.  Yo…”  Él se detuvo.  “A ver, no todo está bien, pero Dios nos sacará de esto”.

Jimena negó con la cabeza.  “¡No es justo!  Tú eras el mejor administrador de tu compañía, papá.  ¿Por qué permitió Dios que te despidieran?”

El padre miró las piezas del rompecabezas.  “Dennis cree que es la imagen de un bote.  Tú no.  Y yo te aseguro que no lo sé”.  Él miró a sus hijos.  “¿Por qué no sabemos lo que es?”

“Porque todavía faltan muchas piezas del rompecabezas”, respondió Dennis.

“Sí”, afirmó Jimena.  “Hasta ahora solo hemos casi terminado el borde exterior, así que nadie sabe cómo es el cuadro completo”.

Dennis no estuvo de acuerdo.  “Alguien lo sabe”, aseguró.  La tía Carmen lo sabe”.

“Así es”, admitió el padre, “y se parece bastante a lo que ha estado pasando últimamente por aquí.  Estamos pasando por tiempos difíciles, pero por ahora solo hemos visto parte del cuadro completo de nuestra vida.  La tía sabe cómo es el cuadro completo y Dios sabe cómo es el cuadro completo en nuestra vida”.

Dennis se quedó pensativo.  “¿Crees que algún día veamos lo que Dios supo todo el tiempo?”

“Es probable”, contestó Papá, “Pero, por ahora, simplemente debemos confiar en Él en todo lo que hacemos.  Él envió a Su Hijo, Jesús, para salvarnos y prometió cuidar de nosotros.  En Su tiempo, Él nos mostrará la pieza del rompecabezas de nuestra vida que necesitaremos después”.  MIKE DIZE

DIOS VE TODA NUESTRA VIDA

   VERSÍCULO CLAVE: SALMO 48:14

NUESTRO DIOS…  NOS GUIARÁ HASTA LA MUERTE.

¿Te cuesta ver cómo todas las piezas del rompecabezas de tu vida encajan juntas?  No puedes ver el cuadro completo de tu vida, pero Dios sí puede.  Él envió a Su Hijo para morir, de modo que tú puedas ser salvo y Él tiene un mejor plan para tu vida.  Cuando crees que las piezas no encajan bien, recuerda que le perteneces a Jesús y confía en que Él te guiará y cuidará de ti.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.