Probada y comprobada

Ramona midió cuidadosamente una taza de azúcar y la echó en un tazón.

—Me encanta hacer galletas —afirmó— y papá dice que las únicas mejores que las mías son las tuyas.

La niña agregó un huevo y sonrió a su mamá.

—Estás haciendo un muy buen trabajo —aseguró la madre mientras envolvía un pastel con glaseado—, y aprecio que me ayudes a cocinar cosas ricas para mi estudio bíblico.

La niña arrugó las cejas mientras mezclaba la masa.

—Mamá, ¿cómo sabes que lo que dice la Biblia es verdad? O sea… ¿no crees que tal vez tenga algunos errores?

Su madre se veía sorprendida.

—No, no tiene ningún error.

—Bueno, el papá de Adela es pastor y ellos creen en la mayoría de la Biblia, pero dice que algunas cosas no pudieron haber ocurrido… como algunos de los milagros. Este pastor dice que Dios ha establecido las leyes de la naturaleza y eso de lo sobrenatural no encaja.

—Dios sí estableció leyes en la naturaleza —explicó mamá—, pero Él no está limitado por ellas. El Señor tiene poder sobre las leyes naturales —ella hizo una pausa mientras Ramona tomaba el polvo de hornear de la alacena—. Hija, ¿qué te parece si pones unas cucharaditas extra de polvo de hornear en la masa de las galletas?

Ramona frunció el ceño.

—¿Por qué? ¿Para qué?

Su madre se encogió de hombros.

—Tal vez así las galletas tendrán un mejor sabor. Y quizá puedes agregar una taza más de leche para que la masa quede suave y linda, para que te salgan unas galletas suaves y delicadas.

Ramona miró fijamente a su madre y después rio.

—¿Estás tratando de arruinar mis galletas porque tienes miedo de que a papá le gusten más que las tuyas? ¡No funcionará, mamá! Ya he hecho antes esta receta y me la sé de memoria.

—La has probado y comprobado que tiene las medidas exactas —la madre señaló una Biblia que estaba sobre la mesa—. La Palabra de Dios también ha sido probada y se ha comprobado que es exacta. Por ejemplo, la Biblia habla de cosas que sucederán en el futuro y muchas ya ocurrieron, como cuando Jesús nació y murió por nuestros pecados para salvarnos. Él cumplió muchas profecías del Antiguo Testamento en las que Dios prometió que enviaría un Salvador. La Biblia nos apunta a Jesús y, ya que hemos experimentado Su amor y poder en nuestras vidas, eso confirma que lo que Dios nos dice en Su Palabra es verdadero.

—Entiendo —expresó Ramona—. La Biblia es probada y comprobada… ¡tal como mi receta!

HAZEL W. MARETT

LA BIBLIA ES VERDADERA

VERSÍCULO CLAVE: ISAÍAS 40:8

LA PALABRA DE NUESTRO DIOS PERMANECE PARA SIEMPRE.

¿Te has preguntado si la Biblia es realmente verdadera? ¡Sí lo es! Hubo muchos testigos oculares de varias de las cosas narradas en sus páginas. Muchos eventos predichos en la Biblia ya han ocurrido. Pero quizá la mayor evidencia de que la Biblia es verdadera es su mensaje sobre Jesús. Su verdad y amor han cambiado las vidas de muchas personas. La Biblia ha pasado la prueba del tiempo y permanecerá para siempre.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.