El botón de la alarma

Guido se dio la vuelta y a tientas buscó el botón para postergar la alarma de su reloj despertador. Tan pronto como el ruido se detuvo, se cubrió totalmente con las cobijas. Unos minutos después, el timbre de la alarma lo despertó otra vez. Una vez más, aplastó el botón para postergarla y se acurrucó en su cama. Antes que la alarma sonara una tercera vez, su madre llegó a la puerta.

—¡Levántate ya, hijo! Vas a tener que apresurarte o se te irá el autobús.

—¡Oh! —Guido se sentó rápidamente y tropezó al bajarse de la cama. Se apuró para alistarse y corrió afuera, justo a tiempo para subirse al autobús.

Esa tarde, el niño les informó a sus padres que necesitaba un nuevo reloj despertador.

—Mi alarma no sonó en la mañana y casi pierdo el autobús.

Su madre rio.

—La alarma sonó sin problemas.

—¿Estás segura? —preguntó Guido—. No la oí.

—Sí, estoy segura —afirmó mamá—. Yo la oí y, de hecho, tú también. Pero no te despertaste por completo, así que no te acuerdas. Finalmente tuve que ir a despertarte yo misma, porque seguías aplastando el botón para postergar la alarma y te volvías a quedar dormido.

—Eso me recuerda mucho a la forma en que a veces vivimos los cristianos —comentó su padre, mientras tomaba su Biblia.

Guido frunció el ceño.

—¿Crees que los cristianos aplastan el botón para postergar la alarma más que las demás personas?

Papá sonrió al ver la cara de confusión de su hijo.

—Bueno, el libro de Romanos nos dice que los cristianos tenemos que despertarnos —indicó—. ¿Qué tal si lo lees en voz alta? —el padre le entregó la Biblia al niño y señaló unos versículos.

Cuando Guido terminó de leer, papá agregó:

—Dios nos advierte que nuestro tiempo en la tierra se está acortando, así que será mejor que nos despertemos y vivamos como deberían hacerlo las personas que confían en Jesús. Ignorar esta advertencia de Dios es como aplastar el botón para postergar la alarma y no usamos bien el poco tiempo que nos queda.

Mamá asintió.

—Algún día será demasiado tarde para que quienes no conocen a Jesús confíen en Él y reciban la salvación. Como cristianos, tenemos que dejar atrás las actitudes pecaminosas y egoístas, para vivir de un modo que guíe a otros a Jesús, quien nos hizo libres del pecado. Tenemos que despertar y abrazar la nueva vida que Él nos ha dado.

HAZEL W. MARETT

DESPIÉRTATE Y VIVE PARA JESÚS

VERSÍCULO CLAVE: 1 CORINTIOS 15:34 (NBV)

DESPIERTEN Y NO PEQUEN MÁS.

¿Has estado aplastando el botón para postergar la alarma en tu vida cristiana? ¿Vives para agradarte a ti mismo en vez de glorificar a Dios? El tiempo pasa rápidamente y las personas necesitan conocer a Jesús ahora mismo. Despiértate y comienza a vivir como la persona que Él quiere que seas, como alguien que guía a otros a Su amor, paciencia y perdón. Deja que los demás vean a Jesús en ti, en la forma que hablas, actúas y respondes a lo que sucede cada día.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.