¿Porque es domingo?

Alex había hecho una pregunta muy simple, pero Ricardo se quedó mudo y no supo contestar.

“¿Por qué siempre voy a la iglesia?”, repitió Ricardo, mientras se detenía a pensar una buena respuesta para su amigo.

“Sí”.  Se veía que Alex realmente quería saber.  “¿Por qué tú y tu familia siempre van a  la iglesia?”

“Porque… porque…”  Ricardo vaciló.  No estaba seguro de cuán debía ser su respuesta.  “Porque es domingo”, dijo finalmente.

Alex lo miró confundido y luego sonrió.  “¡Qué respuesta tan ridícula!  Es como decir: ‘Voy a la escuela porque es lunes o viernes’”.

Ricardo se encogió de hombros.  Sabía que no había contestado bien, así que meditó en ello mientras se dirigía a casa.  “¿Por qué voy a la iglesia?”, pensó.  “¿Es porque mamá y papá me obligan a ir?  ¿O porque he ido tanto tiempo que ahora es un hábito?

Después de la cena, Ricardo seguía pensando en la pregunta.  “Papá, ¿por qué vamos a la iglesia?”  Su padre lo miró con sorpresa, entonces el niño le explicó que Alex le había hecho esa interrogación.

“Es una buena pregunta y todos debemos responderla de manera personal”, aseguró papá.  “Una razón por la que yo voy es para adorar a Jesús”.

“Pero puedes adorarlo también en otros lugares, como la casa o la naturaleza”, opinó Ricardo.

Su padre asintió.  “Sí, podemos adorar al Señor en cualquier momento y en cualquier lugar, pero la Biblia dice que debemos reunirnos con otros creyentes también.  Si no vamos a la iglesia, nos perdemos de la comunión con otros cristianos, de cantar juntos, compartir bendiciones y problemas y de aprender más sobre Dios en Su Palabra.  Una de las maneras en que Jesús nos recuerda de Su amor y nos ayuda a crecer es a través de la iglesia.  Es un regalo que Él nos da”.

Ricardo hizo un gesto afirmativo.  “Me gusta cantar en el coro infantil”, afirmó, “y aprendo muchas cosas de los sermones del pastor Joel que probablemente no podría aprender si leyera la Biblia por mi cuenta.  Siempre aprendo mucho también en la escuela dominical y me gusta compartir con los demás niños que aman a Jesús”.  El niño sonrió a su padre.  “Mañana hablaré otra vez con Alex.  Creo que ya puedo darle una mejor respuesta”.  —  RUTH I. JAY

DISFRUTA EL REGALO DE LA IGLESIA

VERSÍCULO CLAVE: SALMO 122:1

YO ME ALEGRÉ CUANDO ME DIJERON: “VAMOS A LA CASA DEL SEÑOR”.

¿Por qué vas a la iglesia?  ¿Es para adorar a Jesús y disfrutar de la compañía de otros cristianos?  ¿O simplemente vas por costumbre o porque tus padres te obligan?  Ir a la iglesia es un buen hábito, pero recuerda que no se trata de una obligación más en la lista de cosas que debes hacer.  Más bien, es un regalo de Jesús.  Es el lugar donde puedes adorar a Dios con otros cristianos y aprender de Su amor por ti.  No te pierdas el regalo que es la iglesia.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.