¿Por qué no puedo?

—Pero, papá, ¿por qué no puedo? —preguntó Eliana cuando su padre insistió en que apagara la televisión cuando ella quería ver un programa.

Su hermano, Jonás, levantó la mirada.

—Sí, me contaron que ese programa es buenísimo.

—No creo que sea algo bueno para ninguno de los dos —aseguró papá.

Eliana se dejó caer en el sillón.

—¡No es justo! ¡Mi vida es completamente insoportable por todas las reglas que tenemos! —ella tenía la tendencia a ser un poquito dramática.

Al día siguiente, los niños y su padre salieron a hacer algunas diligencias y condujeron frente a la iglesia.

—¡Miren! —Jonás apuntó a unos árboles pequeños que acababan de agregarlos en el borde de la propiedad—. Papá, ¿por qué amarran así a los arbolitos?

Eliana rio.

—¿Creen que se van a escapar?

—¿Recuerdan cuando visitamos a los abuelos el verano pasado y fuimos a caminar en el bosque que queda detrás de su casa? —les preguntó su padre.

—Claro que sí. ¡Jonás y yo te ganamos cuando hicimos carreras para ver quién llegaba primero al árbol torcido que está junto al arroyo! —indicó Eliana.

—Está bien, papá. Todos se ponen más lentos cuando empiezan a ponerse viejos —bromeó Jonás.

Papá rio.

—Bueno, tal como mencionaste, hija, ese árbol estaba torcido e inclinado.

—Yo digo que es el árbol serpiente —comentó Jonás.

—Probablemente se dañó en una tormenta hace muchos años, cuando era del tamaño de los nuevos arbolitos de la iglesia —explicó el padre—. Los jardineros de la iglesia ataron esos árboles para mantenerlos en su lugar y ayudarlos a crecer derechos y altos, a pesar de las tormentas y los vientos —él sonrió a sus hijos—. Eso es lo que hacemos los padres.

—Te refieres a… —Eliana vaciló—. ¿Por eso nos dan reglas y nos piden que seamos cuidadosos con lo que vemos en la televisión?

Papá asintió.

—La Biblia dice que los padres y madres debemos criar a nuestros hijos en la disciplina e instrucción del Señor. Es mi tarea amarlos y ayudarlos a crecer de una manera que refleje cómo Jesús los ama y les ayuda a crecer… y eso significa hacer lo que creo que es mejor para ustedes y disciplinarlos cuando hacen cosas malas. Quiero ayudarlos a crecer fuertes en su fe en Él.

Eliana suspiró.

—Lo sé. ¡Y a pesar de que no siempre me gustan tus reglas, voy a obedecerlas porque la Biblia dice que los hijos deben honrar y obedecer a sus padres!

MIKE A. DIZE

HONRA Y OBEDECE A TUS PADRES

VERSÍCULO CLAVE: COLOSENSES 3:20

HIJOS, SEAN OBEDIENTES A SUS PADRES EN TODO, PORQUE ESTO ES AGRADABLE AL SEÑOR.

¿Aprecias a tus padres? Puede que no te gusten sus reglas ni disfrutes que te disciplinen cuando las rompes, pero recuerda que Dios los puso en tu vida porque te ama. El trabajo de tus padres es guiarte a Jesús y ayudarte a crecer fuerte en Él. Dale gracias a Dios por ellos y obedece el mandamiento de tu Padre celestial de honrar y obedecer a tus padres.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.