El día de reposo

La familia de Carlota acababa de terminar su cena un domingo por la noche, en la casa de su abuela.

—Hija, ¿me ayudas a lavar los platos, por favor? —le pidió la abuena mientras le pasaba a la niña una toalla de cocina—. ¡Yo lavo, tú secas! Ahora cuéntame, ¿qué aprendiste hoy en la escuela dominical?

—Hemos estado aprendiendo sobre los Diez Mandamientos, y hoy era sobre guardar el día de reposo para santificarlo. Algunos niños empezaron a discutir sobre lo que se debe y no se debe hacer el domingo. Herlinda dijo que su familia no hace nada de trabajo ni quehaceres en la casa, pero Jasón dijo que su papá aprovecha el domingo para hacer tareas especiales que no ha tenido tiempo de hacer durante la semana. Yo me siento un poco confundida. ¿Qué crees tú, abuelita?

La abuela se quedó pensando un momento.

—Ese puede ser un tema muy sensible para los creyentes. De hecho, la gente tenía desacuerdos sobre el día de reposo en los tiempos de Jesús. Un día de reposo, Jesús y Sus discípulos estaban recogiendo espigas de trigo porque tenían hambre. Los fariseos, que habían fijado reglas muy estrictas sobre lo que se podía y no se podía hacer el día de reposo, acusaron a Jesús de romper la ley porque estaba haciendo el trabajo de recoger el grano. En otra ocasión, los mismos fariseos estaban molestos porque Jesús sanó a un hombre discapacitado en un día de reposo.

—¿Quieres decir que Jesús se metió en problemas? —preguntó Carlota, sorprendida.

—Con los fariseos, ¡sí! Ellos estaban más enfocados en seguir las reglas que en seguir a Jesús —la abuela enjuagó un plato enjabonado y se lo entregó a su nieta—. Creo que el propósito de Dios es que el día de reposo sea un tiempo de descanso y relajación de nuestras rutinas y trabajo diario —explicó la anciana—. También nos refresca recordar lo que Jesús hizo para salvarnos y adorarlo con otros cristianos. Pero el día de reposo puede verse de diferentes maneras, según cada persona. A nuestra familia le gusta dedicar el tiempo para hacer cosas juntos. Algunas personas disfrutan de sus pasatiempos los domingos, ¡mientras que otros simplemente toman una siesta!

—¡Como el abuelo! —Carlota rio—. Hace dos domingos, papá le ayudó a nuestro vecino a cambiar la llanta baja de su automóvil. ¿Crees que estuvo bien?

—¡Me parece algo que Jesús hubiera hecho! La Biblia nos dice que Jesús sanó personas en el día de reposo. Él estaba más preocupado por amar a otros que por seguir la lista de reglas creada por los líderes religiosos de su tiempo. Creo que tu papá le demostró el amor de Jesús a tu vecino y esa fue una excelente manera de guardar el día de reposo para santificarlo.

KENDRA ANGLE

HONRA A JESÚS EL DÍA DE REPOSO

VERSÍCULO CLAVE: MARCOS 2:27

ÉL [JESÚS] CONTINUÓ DICIÉNDOLES: «EL DÍA DE REPOSO SE HIZO PARA EL HOMBRE, Y NO EL HOMBRE PARA EL DÍA DE REPOSO».

¿Tu familia descansa de la rutina normal de trabajo y escuela los domingos? Guardar el día de reposo significa tomarse el tiempo para honrar a Jesús yendo a la iglesia, relajándonos con la familia e incluso ayudando a otros. Podemos descansar porque no tenemos que hacer nada para ganarnos el favor de Dios, ¡Jesús ya lo ganó por nosotros! Dios creó el día de reposo para nuestro beneficio y cada familia tiene una manera especial de guardarlo.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.