Poco a poco

Cosme se dio la vuelta para evitar la luz del sol que entraba por la ventana y se tapó con las cobijas. Entonces recordó que estaba visitando la granja de sus abuelos. Se levantó de un brinco de la cama, se vistió y fue a la cocina, donde su abuela estaba preparando el desayuno.

—El abuelo se fue a hacer algunos quehaceres —le contó su abuela—, pero creo que hay suficiente tiempo para que hagas tu devocional antes que él venga a desayunar. Tu mamá dice que está tratando de ayudarte para que desarrolles el hábito de hacerlo cada día. ¿Trajiste tu libro de devocionales?

—Lo olvidé —confesó Cosme—. Además, ya he leído la mayoría de las historias que hay ahí.

—¿Y qué me dices de los pasajes bíblicos que van junto con las historias? —preguntó la anciana—. Esa es la parte más importante, ¿sabías? Las historias tienen el propósito de ayudarte a entender la verdad de la Palabra de Dios, para que puedas crecer como cristiano.

Cosme se encogió de hombros.

—No me parece que haga ninguna diferencia si leo la Biblia o no.

—Mmm… Por cierto —agregó la abuela—, cuando tu abuelo venga a desayunar, ¿quieres comer también, Cosme?

—¡Por supuesto que sí! ¡Tengo hambre! —Cosme sonrió al recordar la deliciosa comida que preparaba su abuela.

—Muy bien —afirmó la abuela—. ¿Comiste ayer?

—Claro —respondió Cosme, sorprendido por la pregunta.

—Bueno, si ya comiste ayer, ahora deberías ser más grande que cuando llegaste —la anciana lo miró de cerca—. Ponte de pie para que pueda ver cuánto mides ahora.

—¿Más grande? —preguntó Cosme. ¿A qué te refieres? ¿Por qué estaría más grande?

—Si comiste ayer, ¿no crees que debes haber crecido un poco?

Cosme se sentía muy confundido.

—Quizá un poquito, pero no se puede ver ninguna diferencia de un día a otro. Se necesita tiempo para notar que uno ha crecido.

Su abuela asintió.

—Lo mismo pasa con la comida espiritual. Cuando pasas tiempo con Jesús, Él usa la verdad y las promesas de Su Palabra para ayudarte a crecer poco a poco. Así es como lo hace. No dejes de hacer tu devocional porque no ves un crecimiento inmediato confía en que Jesús te ayudará a conocerlo mejor y a crecer en tu fe, poco a poco.

Cosme se quedó en silencio por un minuto, mientras pensaba en esas palabras. Después preguntó:

—Oye, abuela, ¿me puedes prestar una Biblia?

ESTHER M. BAILEY

PASA TIEMPO CON JESÚS CADA DÍA

VERSÍCULO CLAVE: 2 PEDRO 3:18

CREZCAN EN LA GRACIA Y EL CONOCIMIENTO DE NUESTRO SEÑOR Y SALVADOR JESUCRISTO.

¿Apartas un tiempo para hablar con Jesús y leer Su Palabra, la Biblia? ¿Te parece que no sucede nada como resultado? El crecimiento quizá sea lento a veces, pero cuando pasas tiempo regularmente con Jesús y escuchas la verdad de Su Palabra, recibes el alimento espiritual que necesitas para crecer como cristiano. Así que pasa tiempo fielmente con Jesús. Él te ayudará a crecer y te cambiará poco a poco, día tras día.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.