Pepe yoyo

“¿Qué puedo hacer para la noche de talentos del grupo de jóvenes, mamá?”, preguntó Pepe mientras se ponía su abrigo.  “Tengo que decirles hoy.  Muchos chicos van a cantar, a tocar instrumentos o hacer obras de teatro, pero yo no puedo hacer ninguna de esas cosas.  Lo único que sé hacer es trucos de yoyo.  ¿Crees que esté bien?”

“Claro.  No conozco a nadie que haga trucos de yoyo tan bien como tú”, afirmó su madre.

“Tal vez no, pero la semana pasada nuestro líder hizo mucho énfasis en que debemos usar nuestros talentos para el Señor”, comentó Pepe.  “¿Cómo se puede usar el yoyo para el Señor?”

Mamá sonrió.  “Cuando conoces a Jesús, todo lo que haces puede ser usado para honrarlo a Él.  Honramos a Dios utilizando nuestros dones, sean los que sean, con una actitud de amor para Él y para los demás.  Creo que hacer trucos de yoyo para la noche de talentos es una excelente idea.  Quizá Dios te mostrará otras maneras en que puedes usar tu yoyo para Él”.

Entonces Pepe hizo sus trucos de yoyo en la noche de talentos, unas semanas después, y todos aplaudieron copiosamente.

Después de la presentación, Pepe estaba esperando a su mamá en el vestíbulo cuando el pastor Suárez entró con una mujer y su hijo pequeño.  “Pepe”, le llamó, “¿podrías cuidar a Edgar por unos minutos, mientras platico con su mamá?”

Pepe miró al pequeño.  No sabía mucho sobre cuidar a niños en edad preescolar, pero entonces se acordó de su yoyo.  Por varios minutos, Pepe entretuvo a Edgar con sus trucos.

“Muchas gracias”, expresó la mamá de Edgar cuando salió de la oficina del pastor y ayudó a Edgar a ponerse su suéter.  “No recuerdo cuándo fue la última vez que se quedó quieto por tanto tiempo”.

Cuando los demás se fueron, el pastor Suárez sonrió a Pepe.  “Yo también quiero darte las gracias”, indicó.  “La señora González acaba de entregar su vida a Cristo.  Tú fuiste parte de lo que Dios hizo hoy, Pepe, porque estabas cuidando a Edgar”.

Pepe sonrió.  “Gracias, Señor”, oró en silencio.  “Gracias por usar mi yoyo para ayudar a que una persona te conozca”.

Más tarde, cuando Pepe le contó a su mamá lo sucedido, ella también sonrió.  “¿Viste, hijo?  Dios puede usar todo lo que hacemos para atraer a otros hacia Él  – LENORA MCWHORTEN

DIOS PUEDE USARTE

VERSÍCULO CLAVE: COLOSENSES 3:17

Y TODO LO QUE HAGAN, DE PALABRA O DE HECHO, HÁGANLO TODO EN EL NOMBRE DEL SEÑOR JESÚS.

¿Cómo puedes usar las habilidades que Dios te ha dado para servirle?  Quizá puedas hacer galletas para algún vecino de la tercera edad u organizar un día de juegos para los niños de tu vecindario.  Piensa en los dones que Dios te ha dado y pídele a Él que te muestre las formas cotidianas en que puedes usar esos talentos para dirigir a otros a Jesús y mostrarles Su amor.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.