La mejor de las noticias

Telmo saltó del bus de la escuela, se apresuró a su casa y entró de golpe en la cocina.  “¡Mamá!  ¡Mamá!  ¡Adivina!”  El niño corrió por todos lados hasta que encontró a su mamá.  “¡Gané el concurso de ortografía!  ¡Lo logré!”  Sus ojos brillaban mientras sostenía en alto un listón azul para que ella lo viera.

La madre ahogó un grito y abrazó a su hijo.  “¡Qué maravilla, Telmo!”

El niño asintió.  “¡Ahora tengo que competir en el concurso regional el próximo mes!  Le voy a escribir a Gabriel, para contarle”.  Telmo tomó su tableta para enviar un mensaje a su mejor amigo, que se había mudado lejos unos meses antes.

“¿Qué te dijo Gabriel?”, preguntó mamá un rato después.

“Le pareció genial”, contestó Telmo con un suspiro.  “Quisiera que todavía estuviéramos en la misma escuela”.

“Eso sería lindo”, afirmó su madre.  Entonces levantó el listón de Telmo y lo miró, pensativa.  “Han pasado muchas cosas desde que tu amigo se fue, ¿verdad?  En esa época no íbamos a la iglesia, pero ahora conocemos a Jesús”.  Mamá vio a su hijo con una sonrisa.  “Puedo entender por qué quieres contarle a Gabriel que ganaste el concurso de ortografía.  Siempre es divertido compartir buenas nuevas, y sin duda esta es una buena noticia.  Pero tú tienes noticias mucho mejores que esa.  ¿Ya has compartido las buenas nuevas con Gabriel?”

“¿Noticias mejores?”, preguntó Telmo.

Su madre asintió.  “La mejor noticia de todas, de hecho: cómo Jesús murió por nosotros para que podamos ser salvos y tener una nueva vida”.

Telmo suspiró.  Él y su mamá habían platicado varias veces sobre cómo él podría compartir las buenas nuevas de la salvación con Gabriel, pero no lo había hecho todavía.  “Tengo un poquito de miedo de decírselo”, admitió, “pero sí quiero que Gabriel también conozca a Jesús”.

El niño se levantó y tomó su tableta.  “Lo haré ahora mismo.  ¡Voy a decirle que tengo la mejor noticia del mundo!”  Telmo hizo una pausa.  “¿Puedo invitarle a pasar el fin de semana con nosotros?”, preguntó, ansioso.  “Creo que su mamá si le dejará venir.  Entonces podría venir a la iglesia con nosotros y aprender más sobre Jesús.  ¿Te parece bien?”

Mamá sonrió.  “¡Por supuesto!”  – BETH R. TERPSTRA

COMPARTE LAS BUENAS NUEVAS DE DIOS

VERSÍCULO CLAVE: ROMANOS 1:16

NO ME AVERGÜENZO DEL EVANGELIO, PUES ES EL PODER DE DIOS PARA LA SALVACIÓN DE TODO EL QUE CREE.

¿Has compartido una buena noticia de algo que pasó últimamente con alguien?  ¿Y qué dices de la mejor noticia de todas, que Jesús murió por tus pecados para que podamos ser salvos?  ¿Has contado a alguien sobre esto?  ¡Comparte las Buenas Nuevas de Jesús con otros, para que también puedan conocerlo!  (Si necesitas ayuda, haz clic aquí para revisar la sección “¿Has oído las Buenas Nuevas?”)

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.