Oveja y pastor

Leer: Salmo 23

“¡Levántate, Luciano!”, gritó el abuelo.  “¡Ya vienen las ovejas!”

El niño saltó al instante de la cama, se puso sus pantalones y una camisa, y tomó su tableta.  Estaba visitando a sus abuelos en el campo y se sentía fascinado al oír sobre cómo los pastores guiaban a sus ovejas a las montañas.  “Es un espectáculo majestuoso para ver y oír”, le había contado el abuelo, así que Luciano estaba ansioso por tomar fotografías.

Tan pronto como el niño abrió la puerta, oyó a las ovejas.  “¡Es un coro de ovejas!”, exclamó con una sonrisa.  “Sus meee son todos diferentes”.  Él vio al pastor que caminaba delante de las ovejas, junto con dos perros ovejeros que corrían a su lado.  Luciano salió rápidamente al camino y apuntó su tableta hacia las ovejas para tomar una fotografía.

“¡Quítate del camino!”, gritó el pastor, haciéndole señas al niño para que se moviera.

“Luciano, ¡regresa!”, indicó el abuelo.  “Si un extraño se pone frente a las ovejas, estas pueden perder su enfoque en el pastor y empezar a dispersarse”.

El niño se apresuró a regresar a la casa y tomó varias fotografías desde la puerta.  “Qué genial”, comentó después que la última oveja estuviera fuera de su vista.  “Parece que las ovejas se distraen fácilmente, ¿verdad?  Por eso necesitan mantener sus ojos en el pastor”.  Luciano frunció el ceño.  “La Biblia compara a los cristianos con ovejas, ¿no es cierto?  ¿Eso significa que también nos distraemos fácilmente?”

Su abuelo sonrió.  “Sin duda, nos distraemos”, afirmó.  “Por eso debemos permanecer enfocados en nuestro Pastor, Jesús.  Él nos salvó del pecado y promete cuidarnos y proveer para todas nuestras necesidades.  Jesús es a quien siempre debemos seguir.  Cuando te sientas distraído y comiences a mirar a otros lugares para buscar las soluciones a tus problemas, deja que las ovejas te recuerden que debes mantener tus ojos fijos en Jesús.  Lleva todos tus problemas ante Él en oración y confía en que Él te guiará donde quiera que vayas”.

“Está bien, abuelo”, dijo Luciano.  El niño abrió una de las fotos de las ovejas y del pastor que había tomado con su tableta y se la mostró a su abuelo.  “Guardaré esta imagen como el fondo de pantalla de mi tableta.  Eso me ayudará a recordar que tengo que mantener mi enfoque en Jesús”.  —  LINDA M. WEDDLE

MANTÉN TU ENFOQUE EN JESÚS

VERSÍCULO CLAVE: JUAN 10:27

MIS OVEJAS OYEN MI VOZ; YO LAS CONOZCO Y ME SIGUEN.

¿Dónde está tu enfoque?  ¿Tienes tus ojos puestos en Jesús para que Él te guíe en tu vida cotidiana?  ¿Acudes a Él en oración y buscas Su ayuda en las situaciones difíciles?  Si conoces a Jesús como tu Salvador, Él es tu Pastor y promete que cuidará de ti.  No hay nada en este mundo que pueda darte la paz y el gozo que Él da.  Mantén tus ojos fijos en el Pastor y confía en que Él te guiará.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.