No hay límite para el perdón

Emilia estaba viendo la televisión con su familia cuando su teléfono comenzó a repicar.  Era una publicación de su amiga Ana.  Emilia la abrió y vio una fotografía que mostraba a Ana en una salida con otras cuatro amigas suyas.  La niña frunció el ceño y se enfocó nuevamente en la televisión.

Al avanzar la noche, Emilia recibió más fotografías y vídeos de sus amigas en su salida sin ella.  “Mamá, ¿por qué me hacen esto?  ¿No saben cómo me siento al no haber sido invitada y luego tienen que prácticamente restregármelo en la cara?”

“Supongo que no saben que te sientes herida y excluida por sus acciones.  Solo ten cuidado de no decir algo de lo que más tarde podrías arrepentirte”.

En ese momento, el teléfono de Emilia repicó con otra notificación.  Ella lo tomó y suspiro.  “Probablemente sean ellas otra vez”.  Para su sorpresa, no eran sus amigas.  Era una notificación del versículo diario de la aplicación de la Biblia.  El texto de ese día era Colosenses 3:13: “Soportándose unos a otros y perdonándose unos a otros, si alguien tiene queja contra otro. Como Cristo los perdonó, así también háganlo ustedes”.

Al mirar por encima del hombro de su hija y ver el versículo, la mamá de Emilia comentó: “Oh, ¡ese pasaje es perfecto para este momento!  Puede que estés molesta con tus amigas en este instante, pero deberías perdonarlas, así como Jesús te ha perdonado.  Tú también cometes errores, al igual que ella”.

“Pero me enojé con ellas la semana pasada porque dijeron algo cruel sobre la música que escucho”, le contó Emilia.  “¿Cuántas veces tengo que perdonarlas?’

“¿Recuerdas la historia en la Biblia cuando Pedro le pregunta a Jesús cuántas veces debe perdonar a las demás personas?”

“Sí, creo que sí”.

“Pedro creyó que solo tenía que perdonar a alguien siete veces, pero Jesús le respondió: ‘No siete veces, sino setenta veces siete’.  Por supuesto, no se refería a que tenemos que contar cada vez que alguien nos ofende y rehusarnos a perdonar una vez que lleguemos a las setenta veces siente.  Más bien, significa que no hay límite de cuántas veces debemos perdonar”.

Emilia suspiró.  “Les preguntaré a mis amigas sobre esto mañana.  A lo mejor hay una razón por la que salieron sin mí. Pero aun si no la hubiere, las perdonaré”.  —  ROSEMARY GREANY

NO HAY LÍMITE PARA EL PERDÓN

VERSÍCULO CLAVE: COLOSENSES 3:13

SOPORTÁNDOSE UNOS A OTROS Y PERDONÁNDOSE UNOS A OTROS, SI ALGUIEN TIENE QUEJA CONTRA OTRO. COMO CRISTO LOS PERDONÓ, ASÍ TAMBIÉN HÁGANLO USTEDES.

¿Guardas resentimiento en contra de otras personas?  ¿Te cuesta perdonar a alguien que te ha herido?  La Biblia nos dice que perdonemos a los demás porque Jesús nos ha perdonado todos nuestros pecados.  Él no pone un límite de cuántas veces nos perdona, y nosotros tampoco debemos hacerlo.  No existe un límite de cuántas veces puedes perdonar a otra persona.  Otorga el perdón porque has recibido perdón.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.