No es azúcar

Marcus observaba cómo su hermana, Julieta, metía un pastel en el horno.

—Yo quiero limpiar el tazón —ofreció el niño, lamiéndose los labios.

—No —la hermana rápidamente enjuagó el tazón en el lavadero—. La masa cruda no te hace bien. Vas a tener que esperar a que el pastel esté listo.

Pero cuando el pastel salió del horno, no se veía muy bien.

—Voy a probarlo —dijo Marcus, quien cortó un pedazo pequeño—. ¡Guácala! ¡Ni siquiera el glaseado ayudaría con el sabor!

Julieta probó el pastel e hizo una mueca.

—¿Qué está pasando? —preguntó su padre cuando entró en la cocina junto la madre de los niños.

—El pastel de Julieta sabe raro —explicó Marcus.

Papá se asustó al ver la lata de azúcar que estaba encima del mesón.

—¡Oh, no! Es mi culpa, hija… lo siento mucho. Ayer fui  a hacer unas compras al supermercado. Cuando llegué a la casa, la sal se estaba regando de la bolsa. La lata del azúcar estaba vacía y eché ahí toda la sal. Entonces sonó mi teléfono y me olvidé de todo.

—¿Ves? Debiste haber dejado que  yo limpiara el tazón —expresó Marcus—. ¡Así hubiéramos sabido que el pastel estaba malo antes de hornearlo!

—¿Esto no les recuerda el mensaje que el pastor Hugo predicó la semana pasada? —preguntó la madre. Él habló de ese versículo en Isaías, cuando la gente decía que lo malo era bueno y que lo amargo era dulce, ¿se acuerdan?

—Sí —afirmó Julieta—. ¡Así como la etiqueta de la lata dice que su contenido es dulce, pero no lo es!

—Al menos puedes hacer otro pastel —indicó su padre—. Pero si la gente dice que algo es bueno cuando Dios dice que es malo, eso es mucho más grave.

—A ver… ¿qué tipo de cosas? —preguntó Julieta.

—Bueno, ¿qué tal si alguien dice que podemos hacer lo que queramos, siempre y cuando seamos fieles a nosotros mismos? —preguntó mamá.

—Eso es llamar bueno a lo malo, ¿verdad? —comentó Marcus.

—Así es —aseguró su madre—. En la Biblia, Dios dice que Él pone el estándar de lo que es bueno y lo que es malo. Debemos vivir según Su verdad, no de acuerdo con nuestros sentimientos y deseos.

—Algunos niños dicen que ser cristiano significa que uno es mejor que los demás —comentó Julieta—. Eso es decir que algo bueno es malo.

Papá asintió.

—A pesar de que los cristianos no somos perfectos, Jesús nos ha salvado y está trabajando en nuestras vidas para que los demás puedan ver Su amor a través de nosotros. ¡Y eso es algo muy bueno!

LINDA WEDDLE

SIGUE LOS ESTÁNDARES DE DIOS

VERSÍCULO CLAVE: ISAÍAS 5:20

¡AY DE LOS QUE LLAMAN AL MAL BIEN Y AL BIEN MAL, QUE TIENEN LAS TINIEBLAS POR LUZ Y LA LUZ POR TINIEBLAS, QUE TIENEN LO AMARGO POR DULCE Y LO DULCE POR AMARGO!

¿Sabes qué cosas Dios dice que son buenas y cuáles dice que son malas? En el mundo de hoy, mucha gente trata de hacer que lo bueno parezca malvado y que lo malo parezca bueno. Por eso es importante usar la verdad de la Palabra de Dios como el estándar para tu vida. Escucha lo que Dios dice en la Biblia y confía en que Él te ayudará a poner en práctica Su verdad y amor en tu vida.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.