Necesidad de protección

Mientras visitaba donde sus abuelos, Braulio se despertó una mañana para encontrar un grueso manto de nieve afuera de la ventana.  Nunca había visto la nieve y se moría por jugar en ella.  El niño saltó de la cama y corrió a la cocina.  “¡Abuelita!”, gritó.  “¡Nevó!  ¿Puedo salir?”

“Después del desayuno”, contestó la anciana, “pero necesitas vestirte abrigado”.

Braulio comió y se vistió rápidamente, y luego se dirigió al jardín, donde su abuelo estaba ocupado, retirando la nieve con la pala.  Había nieve amontonada en todos lados.  “¿Quieres hacer un muñeco de nieve?”, preguntó el anciano cuando la vereda estuvo limpia.

“¡Sí!”, exclamó el niño y se puso manos a la obra en seguida.

Braulio disfrutó mucho aprendiendo cómo enrollar la nieve para hacer bolas enormes para el cuerpo y una más pequeña para la cabeza.  Aprendió cómo ubicar la una encima de la otra y marcar una boca, nariz y ojos.  El niño corrió hacia la casa y su abuela le prestó una bufanda vieja y un sombrero para su muñeco de nieve.

Más tarde, cuando Braulio y su abuelo entraron, la abuela estaba sentada junto a la chimenea, leyendo su Biblia.  “¿Tienes frío?”, preguntó mientras se levantaba para prepararles un bocadillo.

Braulio hizo un gesto con la cabeza.  “Qué bien”, indicó la abuela, al observar cómo el niño se quitaba sus abrigadas ropas de invierno.  “Me recuerdas a algo que acabo de leer en la Biblia”.

“¿Qué leíste?”, preguntó el niño.

“Tu gorro, guantes, abrigo y botas de protegieron del frío y del viento”, explicó su abuela.

Braulio sonrió a su abuela.  “No sabía que la Biblia hablaba de eso”.

La anciana rio.  “No habla de eso, pero el punto es que necesitabas mucha ropa para protegerte del clima y los cristianos necesitan la armadura de Dios para protegerse del diablo.  Así como tu gorro protege tu cabeza y tus guantes mantienen abrigadas tus manos, cada pieza de la armadura de Dios nos protege de diferentes maneras en contra de las mentiras que Satanás trata de hacer que creamos.  Necesitamos la armadura para que recordemos que le pertenecemos a Jesús y así no caer en tentación”.  La abuela puso dos tazas de chocolate caliente en la mesa y después tomó su Biblia.  “¿Qué tal si leemos acerca de la armadura de Dios mientras ustedes toman su leche con chocolate?”

Braulio asintió, tomó su taza y bebió un sorbo.  —  JOSIE SCOTT

USA LA ARMADURA DE DIOS

VERSÍCULO CLAVE: EFESIOS 6:11

REVÍSTANSE CON TODA LA ARMADURA DE DIOS PARA QUE PUEDAN ESTAR FIRMES CONTRA LAS INSIDIAS DEL DIABLO.

¿Te estás poniendo toda la armadura de Dios?  Al leer el pasaje bíblico de hoy, medita en cada uno de los implementos.  Dios compara la verdad, la justicia, la paz, la fe, la salvación y la Palabra de Dios con las diversas piezas de la armadura que los soldados necesitan.  Tú también necesitas la armadura de Dios para que estés protegido de las mentiras de Satanás.  Cada día pídele a Dios que te ayude a vestirte con Su armadura y úsala para resistir al diablo.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.