Buñuelo, el gatito llorón

“Tranquilo, Buñuelo.  Estoy aquí, cálmate”, dijo Juliana con ternura.  La niña estiró el brazo y dio palmaditas en la tapa de la jaula para llevar al gato, que estaba en el piso del automóvil.  De adentro salían quejidos y maullidos.  “¿Por qué Buñuelo llora tanto, mamá?”, preguntó la niña.  “El veterinario no le hizo daño”.

“Creo que tal vez tiene miedo por estar en el automóvil y metido en la jaula solo”, respondió su madre.

“Pero no está solo… estamos aquí con él”, afirmó Juliana.  “Le he estado hablando todo este tiempo”.

“A lo mejor no puede oírte por sus propios lamentos”, le explicó mamá.

Juliana se asomó a la jaula.  “¿Tienes miedo, Buñuelo?  Sé cómo te sientes.  Recuerdo lo asustada que estuve en el verano, cuando me fui de campamento por primera vez”.  La niña siguió hablando dulcemente al gatito.  “Me dormí llorando la primera noche… me sentía tan asustada y sola.  Mi consejera y las otras niñas estaban ahí, pero no las conocía.  Pero alguien a quien sí conocía estaba conmigo.  Y yo también estoy aquí contigo, Buñuelo”.

La madre regresó a ver a Juliana.  “¿Quién más estaba contigo, hijita?”, preguntó.

La niña sonrió.  “¡Jesús!  Aprendí un versículo de la Biblia esa semana que decía: ‘Siempre estará contigo’.  Estoy segura de que Él me estaba hablando, pero yo estaba demasiado triste para escuchar.  Cuando mi consejera conversó conmigo al día siguiente, me recordó que, ya que puse mi confianza en Jesús la noche anterior en la fogata, Él estaba conmigo.  Seguí recordándomelo ese día y por eso me divertí mucho en el campamento”.

“Recuerdo que me contaste que te hiciste cristiana cuando regresaste”, comentó mamá mientras guardaba el automóvil en el garaje.  “Pero no me había dado cuenta de que eso te había ayudado tanto mientras estabas en el campamento”. 

Juliana asintió mientras levantaba la jaula y seguía a su madre a la casa.  “Sé que Jesús siempre me está cuidando”, aseguró mientras levantaba cuidadosamente a su gatito y lo abrazaba.  “Y, mamá, si confías en Jesús, Él siempre estará también contigo”.  —  EILEEN ROE

JESÚS ESTÁ CON SUS HIJOS

VERSÍCULO CLAVE: ISAIAH 41:10

NO TEMAS, PORQUE YO ESTOY CONTIGO; NO TE DESALIENTES, PORQUE YO SOY TU DIOS.

Cuando tienes miedo, ¿recuerdas la promesa de que Jesús estará contigo?  ¿O te enfocas tanto en ti mismo, que no escuchas Su voz?  Cuando te sientas solo o tienes miedo, recuerda que la Biblia dice que Jesús siempre está con aquellos que confían en Él.  El Señor quiere consolarte y promete que siempre te cuidará.  Él está contigo ahora mismo.  Enfoca tus pensamientos en Jesús.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.