Más que las sobras

Mamá limpió sus manos con una toalla de cocina antes de entrar a la sala de estar.  “El tío Jaime y la tía Karen van a venir en la noche para celebrar el cumpleaños de su papá”, informó.

“Genial”.  Claudio mantuvo sus ojos en la pantalla del televisor mientras sus pulgares presionaban los botones del control del juego.

“¿Ya leíste tu Biblia o te aprendiste los versículos para mañana en la iglesia?”, preguntó la madre.  “Será mejor que lo hagas antes de que lleguen los tíos”.

“Bueno”, balbuceó Claudio.  “Lo haré cuando se acabe este juego”.

Un poco más tarde, Claudio fue donde estaba su madre, en la cocina, y se sentó en un taburete en el mesón.  “¿Ya tuviste tu tiempo de oración?”, preguntó.

“Todavía no.  El juego se alargó”.  Claudio observó una bandeja en el mesón.  “¡Qué rico!  ¡Galletas!  No sabía que hoy hiciste galletas”.  El niño se estiró para tomar una.

“No, no las hice hoy”, dijo su madre, apartando la mano de Claudio de la bandeja con galletas.  “Las hice la semana pasada para llevar al cafecito después de la iglesia, pero no usamos todas.  Estas son las sobras.  Las guardé en la congeladora y hoy podemos comerlas”.

“¿No puedo comer una ahora?”, preguntó Claudio.  “En la noche estaré muy lleno con el pastel del cumpleaños de papá”.

Mamá hizo un gesto de negación.  “Las galletas son el pastel”.

“¿No hay un pastel de verdad?”  Claudio frunció el ceño.  “¡Pero tú haces los mejores pasteles!”

Su madre se encogió de hombros: “Estuve ocupada, así que las galletas tendrán que ser suficientes”.

“¡Pero no podemos tener sobras para el cumpleaños de papá!”, exclamó Claudio.  “Papá se merece un pastel para su cumpleaños.  ¡Yo te ayudaré a hacerlo!”

Mamá miró fijamente la bandeja de galletas y luego posó sus ojos en Claudio, meditando.  “Tienes razón”, señaló.  “Amamos a papá y es importante para nosotros.  Él se merece más que las sobras para su cumpleaños, así que deberíamos tomarnos el tiempo para hornearle un pastel.  Y Jesús también se merece más que las sobras… como los minutos que te sobran de tu tiempo después de un juego de vídeo.  Debemos pasar tiempo con Él y conocerlo mejor por medio de orar y de leer Su Palabra”.

Claudio observó la bandeja de galletas.  “No lo había visto de ese modo”.  El niño se levantó de su taburete.  “Iré a hacerlo en este momento”.

Su madre sonrió.  “Y cuando termines, nos pondremos a trabajar en ese pastel”.DEBRA VANDYKE

PASA TIEMPO CON JESÚS

VERSÍCULO CLAVE: SALMO 42:2

MI ALMA TIENE SED DE DIOS, DEL DIOS VIVIENTE; ¿CUÁNDO VENDRÉ Y ME PRESENTARÉ DELANTE DE DIOS?

¿Es tu prioridad pasar tiempo con Jesús?  ¿O Él recibe tus sobras, los minutos que te quedan después de que hayas terminado todo lo demás que querías hacer?  Él te ama y eres importante para Él.  Jesús desea pasar tiempo contigo.  Tómate el tiempo para orar y leer la Biblia todos los días, para que puedas conocerlo mejor y para que aprendas todo lo que Él ha hecho por ti.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.