Dos tipos de tesoro

“¡Allá van!”, Gaby señaló al avión que estaba despegando.  El señor y la señora Campana eran misioneros en África y estuvieron de visita con la familia de Gaby por una semana.  “El trabajo de los señores Campana es muy, muy duro, ¿verdad?”, preguntó Gaby.

“Sí, así es”, contestó su padre, “pero como me dijo el señor Campana, vale la pena, porque muchas personas están conociendo a Jesús”.

Mientras Gaby y su familia iban de regreso a la ciudad, pasaron junto a una casa enorme, donde muchos automóviles se habían estacionado y mucha gente estaba paseando.  “Parece que están vendiendo esa propiedad”, señaló la madre.

“¡Sí!  Paremos para ver qué están vendiendo”, sugirió Gaby.

“Está bien”, indicó su papá.  Estacionaron el automóvil y se bajaron para dar un vistazo.  Se enteraron de que era la casa de una mujer muy adinerada que había fallecido hace poco, y su familia estaba vendiendo todo para dividir la herencia.

“Hay cosas preciosas aquí”, notó la mamá, mientras caminaban de una habitación a otra, “pero, a pesar de que son usadas, la mayoría de ellas todavía son demasiado costosas como para nuestro presupuesto”.

Cuando retomaron su camino, el padre tomó la palabra: “Hoy hemos visto un gran contraste, ¿no creen?  La persona que vivía en esa casa tenía muchas posesiones terrenales.  Los señores Campana, por otro lado, no tienen mucho, pero sirven fielmente a Jesús y viven para contar a otros acerca de Él.  Son dos formas de vida diferentes y dos tipos de tesoro distintos”.

“¿La dueña de esa casa era cristiana?”, preguntó Gaby.

“No sabemos”, respondió su mamá, “pero sí sabemos que todas las riquezas y las cosas preciosas que tenía ya no le sirven de nada.  Sin embargo, si ella puso su confianza en Jesús, ¡tiene la bendición de estar con Él para siempre en el cielo!”

“Esa es la razón por la que el tipo de tesoro que busquemos es tan importante”, aseguró el padre.  “El dinero y las cosas lindas pueden proveer muchas comodidades aquí en la tierra, pero no pueden hacer nada por nosotros después de que muramos.  Solo el tesoro que tenemos en Jesús dura para toda la eternidad”.

La madre asintió.  “Esa es la razón por la que los señores Campana son misioneros en África.  Ellos saben que tienen el mejor Tesoro y quieren que otras personas también lo conozcan”.JAN HANSEN

EL DINERO Y LAS POSESIONES NO SON ETERNOS

VERSÍCULO CLAVE: MATEO 16:26 (TLA)

DE NADA SIRVE QUE UNA PERSONA GANE EN ESTE MUNDO TODO LO QUE QUIERA, SI AL FIN DE CUENTAS PIERDE SU VIDA.

¿Esperas tener mucho dinero algún día?  El dinero puede comprar cosas agradables que puedes disfrutar aquí en la tierra, y también lo puedes usar para hacer cosas buenas y ayudar a la gente.  Pero serás realmente pobre si las posesiones y el dinero son lo único que tengas cuando Dios te llame a Su presencia.  Jesús es el único Tesoro que dura para siempre.  Pon tu confianza en Él.  (Presiona aquí para que conozcas las Buenas Nuevas que Dios tiene para ti).

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.