El águila escondida

“¿Qué estás haciendo, abuelo?”, preguntó Elena, caminando hacia el columpio de la puerta, donde su abuelo lijaba las astillas de un pequeño bloque de madera.

El abuelo lo levantó para mostrárselo.  “Hay un águila atrapada en esta madera y la voy a liberar”, comentó.

Elena miró de cerca el bloque que estaba en sus manos y luego levantó la vista para ver al abuelo.  “Yo no veo nada ahí adentro”.

El anciano sonrió.  “Oh, pero está ahí”.  Tomó la madera en su mano y la puso del otro lado.  “Te lo mostraré en pocas horas”.

Cuando todos se sentaron para la cena, durante la noche, el abuelo puso un águila acabada de tallar junto al plato de Elena.  “Ahí la tienes, jovencita”, dijo con un guiño.  “Ahí está el águila que liberé de la madera”.

Los ojos de Elena se abrieron de la emoción.  “¡Guau!”, exclamó.  “¡Es tan linda!”

“Quiero regalártela”, señaló el abuelo, “y cada vez que la veas, quiero que recuerdes cómo Jesús hizo lo mismo contigo”.

“¿Jesús me hizo como esta águila?”, preguntó Elena.

El abuelo asintió.  “No podías ver al águila en el bloque de madera en la mañana, pero yo sí”, explicó el abuelo.  “La liberé de la madera y la tallé para que se convirtiera en una creación especial.  Ya no parece un viejo bloque de madera, ¿verdad?”

“No”, respondió Elena, sosteniendo la escultura.  “¡Ahora es una hermosa águila!”

“Correcto”, afirmó el abuelo.  “Y es lo que hace Jesús por nosotros.  Debido a que nos hizo libres del pecado, ya no somos feos bloques de madera, sino nuevas criaturas.  Pero a veces perdemos de vista esta verdad, cuando afrontamos circunstancias difíciles o tomamos malas decisiones.  Esa es la razón por la que te tallé esta águila, para ayudarte a recordar que eres una bella escultura en las manos de Jesús.  Puesto que Jesús te ha salvado y te ha convertido en una nueva criatura, ahora puedes confiar en que Él estará contigo y te guiará en el plan que tiene para tu vida”.

Elena observó nuevamente el águila.  “Gracias, abuelo”, expresó.  “¡Lo recordaré!” –  RICHARD S. MAFFEO

CONFÍALE TU VIDA A JESÚS

VERSÍCULO CLAVE: EFESIOS 2:10

PORQUE SOMOS HECHURA SUYA, CREADOS EN CRISTO JESÚS PARA HACER BUENAS OBRAS, LAS CUALES DIOS PREPARÓ DE ANTEMANO PARA QUE ANDUVIÉRAMOS EN ELLAS.

¿Sabías que, si confías en Jesús, eres como una hermosa águila tallada en la madera?  Ya no estás atrapado en un bloque de pecado.  Dios te ha hecho libre y te ha convertido en una nueva criatura.  La Biblia compara a Dios con un artista, con un alfarero que te moldea para convertirte en una obra de arte.  Confía en que Él estará contigo y te guiará mientras vives como una nueva criatura.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.