¿Los planes de quién?

Papá sacudió a Mateo en el hombro.

—Ya es hora de irnos —susurró su padre—. Pescar es mejor temprano por la mañana, tú sabes.

Mateo gimió, pero salió de la cama y en breve estaba empujando un bote de remos con su papá. El cielo estaba aclarando, pero una pesada niebla cubría las aguas quietas del lago. El niño bostezó.

—Ni siquiera podemos ver a dónde vamos —se quejó.

—¿Qué pasó con el entusiasmo que tenías ayer? —preguntó su padre—. Te oí cuando les contabas a tus amigos que ibas a atrapar muchos más peces.

Mateo se sentó derecho.

—Sí, y eso voy a hacer —declaró—. Ya lo verás.

Papá fue el primero en sacar del agua un róbalo de buen tamaño y luego atrapó muchos otros. Mateo logró pescar un pequeño pez luna, tan chiquito que tuvo que volver a arrojarlo en el agua. Después el sol salió y la neblina desapareció. Después de varias horas, Mateo estaba desanimado.

—Estoy listo para rendirme —refunfuñó—. Necesito calentar antes de mi partido de béisbol. ¡Voy a mandar esa pelota fuera de la cancha!

—No me perdería eso por nada —comentó su padre con una sonrisa—. Pero será mejor que tengas cuidado con lo que dices. Hace unas horas dijiste que ibas a atrapar más peces. Ahora vas a ser el mejor beisbolista. Es un poquito vergonzoso presumir así para luego llegar con las manos vacías, ¿no crees?

—Supongo —expresó Mateo al ver los pocos peces pequeños que había atrapado. El niño sonrió—. Tal vez debería decir que me van a ponchar cada vez que me toque batear.

Papá rio.

—Oh, no creo que sea necesario ir tan lejos. Pero en serio, la Biblia nos advierte que no debemos presumir de nuestros planes. No podemos estar seguros de lo que pasará mañana, ni siquiera de lo que ocurrirá hoy. La vida es como la niebla que estaba sobre el lago esta mañana.

—No duró mucho, ¿cierto? —afirmó Mateo.

—No duró, y nuestras vidas en la tierra tampoco duran mucho. Lo único que dura es la vida eterna con Jesús. Por eso necesitamos confiar en Él. No sabemos lo que traerá el mañana, pero sí sabemos que Jesús estará con nosotros, pase lo que pase.

BRENDA DECKER

CONFÍA EN DIOS CUANDO HAGAS PLANES

VERSÍCULO CLAVE: SANTIAGO 4:15

MÁS BIEN, DEBIERAN DECIR: SI EL SEÑOR QUIERE, VIVIREMOS Y HAREMOS ESTO O AQUELLO.

¿Ya tienes planes para hoy? ¿Para mañana? ¿Para la próxima semana? Es bueno que pienses en los eventos y oportunidades en el futuro, pero cuando hagas planes, recuerda que Dios tiene el control de todo lo que pasa. Tus planes se harán realidad solo si el Señor lo permite. Ten eso en mente y confía en Él cuando las cosas no salgan como las planeaste, porque sabes que Él estará contigo, pase lo que pase.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.