Lirios de glaciar

“Quisiera vivir aquí”, comentó Emma con un suspiro.  “Se siente tanta paz”.  La niña dio volteretas en el pasto de la pradera.

Su abuelo sonrió.  “Después de ayudar a cuidar de tus tres hermanitos, un volcán en erupción probablemente parezca un ambiente de paz”.

Emma rio.  “A veces sí me vuelven loca estos niños, pero mamá necesitaba mi ayuda cuando estuvo enferma.  La volveré a ayudar cuando regrese a la casa”.  En ese momento, la niña divisó nieve en un claro frente a ellos.  “¡Mira, abuelo!  ¡Todavía hay un poco de nieve allá!”, exclamó mientras corría hacia el lugar.  Ella se agachó para ver más de cerca las flores amarillas que sobresalían entre la nieve a punto de derretirse.  “¡Estas flores crecen en la nieve!”

“Esas flores se llaman lirios de glaciar”, explicó su abuelo.  “Crecen de bulbos enterrados muy profundamente, así que pueden sobrevivir al frío.  Cuando el sol empieza a derretir la nieve, también calienta los bulbos y entonces brotan.  Sus hojas puntiagudas atraviesan la nieve para salir a la luz del sol”.

Emma tocó una de las largas hojas afiladas.  “¡Qué genial!”

“Son muy especiales, ¿verdad?  ¿Y sabes una cosa, hija?  Tú te pareces mucho a ellas.  Aun cuando tu vida está cubierta de nieve, Jesús te ayuda a atravesarla”.

“¿Cubierta de nieve?  ¿De qué estás hablando?”, preguntó Emma.  “¿Acaso vamos a tener una tormenta de nieve?”

El abuelo sonrió.  “No, estoy hablando de las dificultades que has tenido últimamente en tu vida.  La nieve puede ser abrumadora y ayudar a cuidar de tus hermanitos mientras tu mamá está enferma también debe serlo.  Sin embargo, te vi atravesar todas esas dificultades al usar la mente creativa que Dios te dio.  Buscaste la manera de mantener ocupados a los chiquillos”.

“Fue muy duro”, aseguró Emma, “pero también me divierto con ellos”.

“Yo sé que sí”, afirmó el anciano, abrazando a su nieta.  “El sol calienta los bulbos y Jesús te ha calentado con sabiduría, paciencia, amor y Su promesa de que siempre estará contigo.  Las flores son hermosas y tú también lo eres.  Debido a que conoces a Jesús, Él te ha dado un bello corazón”.

Emma sonrió mientras se agachaba para tomar un lirio de glaciar.  —  HEATHER M. TEKAVEC

JESÚS TE AYUDA CON TUS PROBLEMAS

VERSÍCULO CLAVE: SANTIAGO 1:2-3 (NTV)

AMADOS HERMANOS, CUANDO TENGAN QUE ENFRENTAR CUALQUIER TIPO DE PROBLEMAS, CONSIDÉRENLO COMO UN TIEMPO PARA ALEGRARSE MUCHO PORQUE USTEDES SABEN QUE, SIEMPRE QUE SE PONE A PRUEBA LA FE, LA CONSTANCIA TIENE UNA OPORTUNIDAD PARA DESARROLLARSE.

¿Alguna vez te has sentido abrumado por todas las cosas con las que tienes que lidiar?  ¿Los problemas te parecer como la nieve amontonada, lista para ahogarte?  Si conoces a Jesús, Él promete darte lo que necesitas para atravesar cualquier situación que Él permita que afrontes.  Pídele que te dé sabiduría para manejar tus problemas y confía en que Jesús estará contigo y te ayudará a superar los tiempos difíciles.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.