Las rosas son rojas

Robertito estaba tan enfocado en colorear el gran corazón de rojo que no escuchó a su padre entrar en su habitación.  El papá se paró detrás de él y leyó en voz alta el poema escrito en la tarjeta en la que Roberto estaba trabajando.  “Las rosas son rojas, la nieve es blanca, tú iluminas mi vida como un faro de luz”.  Papá sonrió.  “No hay duda de que eres bueno con las palabras, hijo.  Supongo que esta tarjeta de San Valentín no es para tu mamá”.

Roberto miró hacia arriba, dejando de colorear.  “Es para una niña de mi clase.  Me pasé dos semanas pensando en qué escribir.  ¿Crees que le guste?”

“Creo que a todas las niñas les gusta oír palabras bonitas.  ¿Qué más tienes planificado hacer por San Valentín?”

Roberto levantó una ceja.  “No estaba pensando hacer nada más.  Solo pensaba impresionarla con las palabras”.

Papá sonrió.  “Tus palabras son un buen lugar para empezar, pero debes hacer algo para respaldar lo que dices.  Cántale una canción.  O cambia tu poema y escribe algo como: ‘Una rosa es roja, el sol es amarillo, tú calientas mi corazón como una galleta recién horneada’, y prepara unas galletas para ella.  Haz algo para probar que tus palabras son verdaderas”.

“¿El abuelo te dio este consejo cuando tenías mi edad?”, preguntó Roberto.

“Aunque no lo creas, esto lo saqué de la Biblia”.

Robertito se rio.  “No creo que la Biblia diga que debemos hornear galletas”.

“No, pero sí dice que debemos respaldar nuestras palabras con acciones.  Primera de Juan nos dice que mostremos la veracidad de nuestro amor no solo a través de lo que decimos, sino también con lo que hacemos.  Míralo de este modo.  La Biblia dice que Dios amó al mundo y que dio a Su único Hijo.  Dios no solo dice que nos ama.  Él lo respalda con acciones.  Y debemos hacer más que solo decir cosas bonitas a la gente.  Debemos hacer cosas que demuestren que nos importan”.

Roberto sacó una hoja en blanco del cajón de su escritorio.

“¿Qué vas a hacer ahora?”, preguntó el papá.

“Dime otra vez cómo iba ese poema de hornear galletas”, pidió Roberto.  “Quiero volver a hacer la tarjeta y luego tengo que ir a poner unas galletas en el horno”. JARED HOTTENSTEIN

PON EN PRÁCTICA EL AMOR

VERSÍCULO CLAVE1 JUAN 3:18 (NTV)

QUERIDOS HIJOS, QUE NUESTRO AMOR NO QUEDE SOLO EN PALABRAS; MOSTREMOS LA VERDAD POR MEDIO DE NUESTRAS ACCIONES.

¿Hay veces en que dices palabras de aliento a las personas y les dices que te importan?  Eso es genial, pero no te olvides de respaldar la verdad de tus palabras con acciones.  Dios quiere que edifiquemos a otros con nuestras palabras, pero también desea que pongamos en práctica nuestra fe con lo que hacemos, no solo con lo que decimos.  Permite que los demás sepan que tú amas a Jesús y que te preocupas por ellos a través de ambas cosas, de tus palabras y de tus acciones.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.