La vida es corta

“Mira esa calcomanía en el parachoques de ese automóvil”.  Greco apuntó hacia el frente.  “Dice: ‘La vida es corta y luego te mueres’”.  El niño miró a su madre.  “¿Se supone que eso es un chiste?”

“Tal vez… pero no es gracioso”, opinó mamá.  “Pero sí tiene razón en algo.  ¿Recuerdas todas las cigarras que había el verano pasado?”

“¿Esos insectos enormes que parecían saltamontes, pero con alas grandes?”, preguntó Greco.  “¿Esos que siempre hacen mucho ruido?”  El niño rio.  “También siempre volaban para chocarse con la gente”.

Su madre asintió.  “Las cigarras aparecen cada diecisiete años”, explicó.  “En mi fiesta de graduación del bachillerato, ¡se metieron en nuestra ropa y en nuestro cabello!  No fue una fiesta muy divertida.  Pero las cigarras no duran mucho.  Viven solamente unas seis semanas”.

“Parecería que esa calcomanía es perfecta para ellas”, observó Greco.  “Como dice ahí, sus vidas son cortas y después mueren.  Pero cuando dijiste que ese adhesivo tiene razón en algo, no te referías a las cigarras, ¿verdad?”

“No.  La vida de una cigarra es muy corta en comparación con las vidas de la mayoría de las personas, pero de cierto modo, nuestras vidas son igual de cortas.  Mira, por ejemplo, a tu bisabuela.  Ella tiene noventa y ocho años”.

“Sí… ¡ha vivido mucho tiempo en verdad!”, exclamó Greco.

“A nosotros nos parece así, pero noventa y ocho años es un tiempo muy corto para Dios, ya que Él es eterno”, aseguró mamá.  “Santiago 4:14 dice: ‘¿Qué es su vida? Ustedes son como la niebla, que aparece por un momento y luego se desvanece’”.

“Entonces… lo que dice la calcomanía es verdad”, comentó Greco, pensativo.  “Vivimos solo por un corto tiempo, y después morimos”.

“Pero a ese adhesivo le falta algo, ¿no crees?”, preguntó su madre.

Greco asintió.  “Cuando morimos, nos vamos con Jesús.  Tenemos vida eterna con Él, a pesar de que nuestros cuerpos mueren”.

“Correcto”, afirmó mamá.  “Para aquellos que confían en Jesús, la muerte no es el final.  Un día viviremos con Él por siempre y para siempre… ¡además, llegará el día en que Él nos dará nuevos cuerpos!  No debemos tenerle miedo a la muerte, ni tampoco a una vida corta, porque Jesús nos promete que pasaremos la eternidad con Él”.  —  SALLY A. KERBER

LA VIDA ES CORTA: PON TU CONFIANZA EN JESÚS

VERSÍCULO CLAVE: SANTIAGO 4:14 (NVI)

¿QUÉ ES SU VIDA? USTEDES SON COMO LA NIEBLA, QUE APARECE POR UN MOMENTO Y LUEGO SE DESVANECE.

¿Conoces a alguien que haya vivido por muchos años?  No importa cuántos años haya tenido, su vida es como la niebla que desaparece, cuando la comparamos con la eternidad.  Nuestras vidas en la tierra son cortas, pero eso no significa que tengamos miedo a la muerte.  Jesús estuvo dispuesto a morir para que podamos ser salvos y tener vida eterna.  Confía en Él como tu Salvador, para que puedas pasar la eternidad con Él.  (Haz clic aquí para que conozcas las Buenas Nuevas que Dios tiene para ti).

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.