La esperanza del cielo

“¡Cuidado allá abajo!”  Aurelio saltó desde un tronco a la montaña de hojas apiladas.

Amanda y Ariana rieron cuando un par de ojos los miraron desde el montón de hojas.

“¡Las hojas están vivas!”, gritó Amanda.  “¡Es un ataque!!”

Las niñas se lanzaron a la montaña de hojas y le hicieron cosquillas a su hermanito menor.  Su madre apoyó el rastrillo en un árbol y sonrió al observar la locura de sus hijos.

“Qué divertido”, declaró Aurelio cuando se calmó la batalla de hojas.

“¿Recuerdan cuando papá solía amontonar tantas hojas que la montaña era del tamaño del automóvil, y nos arrojaba ahí?”, preguntó Ariana.

“Sí, me hace falta”, contestó Amanda en voz baja.

Mamá reunió a sus tres hijos y los abrazó.  “Yo también lo extraño, niños.  Tuvimos momentos divertidos, ¿verdad?”

“A veces siento que nunca lo volveremos a ver”.  Los ojos de Ariana se llenaron de lágrimas. 

“Entiendo, hijita”.  Los ojos de su madre se nublaron.  “La vida no es la misma sin su papá y nunca volverá a ser igual.  Pero debido a que su padre pertenecía a Jesús, tenemos la esperanza del cielo”.

“El cielo parece estar tan lejos”, suspiró Amanda.

“Está lejos”, afirmó su madre.  “Ustedes tres han elegido seguir a Jesús, ¿verdad?”  Los tres niños asintieron.  “La Biblia promete que quienes pertenecen a Jesús tienen esperanza, aun en medio de algo tan triste como la muerte de alguien a quien amamos.  Jesús murió en la cruz por nuestros pecados y, tres días después, ¡resucitó de entre los muertos!  Cuando lo hizo, conquistó a la muerte.  Lloramos nuestra pérdida, pero sabemos que no es el final.  Un día Jesús levantará de entre los muertos a todos los cristianos que hayan fallecido, ¡y viviremos con Él para siempre!”

“¡Papá solo tuvo la oportunidad de ver a Jesús antes que nosotros!”, declaró Aurelio.

Su madre sonrió.  “Exactamente.  Estamos tristes porque se fue, pero a causa de Jesús, tenemos esperanza de que un día volveremos a ver a papá”.

“En la escuela dominical, nuestra maestra dijo que Jesús puede regresar en cualquier momento.  Oiremos la voz de un ángel y una trompeta, y Él estará aquí en un abrir y cerrar de ojos…”

“¡Nos encontraremos con Jesús en el aire!”, interrumpió Amanda, emocionada.

“¡Así!”  Aurelio arrojó al viento un montón de hojas y las dejó volar en el aire, con sus colores dorados a la luz del atardecer.  —  SAVANNAH COLEMAN

JESÚS NOS DA LA ESPERANZA DEL CIELO

VERSÍCULO CLAVE: 1 TESALONICENSES 4:14 (NTV)

PUES, YA QUE CREEMOS QUE JESÚS MURIÓ Y RESUCITÓ, TAMBIÉN CREEMOS QUE CUANDO JESÚS VUELVA, DIOS TRAERÁ JUNTO CON ÉL A LOS CREYENTES QUE HAYAN MUERTO.

¿Has perdido a algún ser querido?  Cuando pierdes a un miembro de tu familia o un amigo, el dolor y el enojo pueden ser abrumadores.  A pesar de que la muerte es muy dolorosa, Jesús promete que esta no es el fin para quienes confían en Él.  Así como Él resucitó después de morir por nuestros pecados, algún día seremos también resucitados a una nueva vida.  Jesús nos da la esperanza de la vida eterna con Él.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.