Flores pisoteadas

—¡Oh, no! —gritó la señora Pineda al ver a un par de perros que se abrían paso en su jardín de flores.

Lea estaba esperando el autobús de la escuela y lo vio todo. Se sintió muy triste por la señora Pineda, su vecina que era anciana y viuda. De camino a la escuela, Lea se sentó con su mejor amiga, Catalina, y le contó lo que había ocurrido:

—¡Esos perros corrieron en medio del jardín de la señora Pineda y pisotearon sus bellas flores!

—¡Qué frustrante! —exclamó Catalina—. Pobrecita la señora Pineda. Deberías hacer algo para ayudarla —Lea asintió—. Como dijo nuestra maestra en la iglesia la semana pasada, debemos amar a otros porque Jesús nos amó primero. Su amor puede brillar cuando hacemos actos de bondad. ¡Creo que la señora Pineda necesita que alguien le recuerde que Dios le ama ahora mismo!

Juntas, Catalina y Lea idearon un plan para gastar un poco del dinero de sus mesadas en nuevas flores para el jardín de la señora Pineda. El sábado por la mañana, la mamá de Lea llevó a las niñas al vivero.

—Miren estas flores moradas tan lindas —comentó Lea.

—También encontré unas flores hermosas —respondió Catalina.

Se quedaron haciendo compras casi por una hora. Querían estar seguras de elegir las flores perfectas. Después del almuerzo, cargaron el vagón de Lea con las flores y caminaron a la casa de la señora Pineda. Cuando golpearon a la puerta, la anciana abrió y se quedó sorprendida.

—Queríamos traerle nuevas flores para su jardín —le informó Catalina y Lea asintió—. Vimos cómo los perros pasaron corriendo encima de sus flores hace unos días.

La señora Pineda salió y vio las flores.

—¡Están bellísimas! —expresó—. Gracias, ustedes son muy consideradas. ¿Quisieran ayudarme a sembrarlas?

Lea y Catalina se miraron la una a la otra con sonrisas en sus caras.

—¡Sí! —contestaron.

La señora Pineda y las niñas trabajaron en el jardín un par de horas y enseguida se veía bonito otra vez.

—Gracias por su ayuda —declaró la vecina mientras abrazaba a las niñas—. Ustedes nunca sabrán cuánto significa esto para mí.

Más tarde, cuando la mamá de Lea llevaba a Catalina a casa, les dijo:

—Creo que hoy las dos compartieron el amor de Jesús por medio de sus acciones.

Lea y Catalina sonrieron y recitaron:

—¡Porque Él nos amó primero!

  LISA FULLER

EL AMOR DE JESÚS BRILLA A TRAVÉS DE LOS ACTOS DE BONDAD

VERSÍCULO CLAVE: MATEO 5:16

ASÍ BRILLE LA LUZ DE USTEDES DELANTE DE LOS HOMBRES, PARA QUE VEAN SUS BUENAS ACCIONES Y GLORIFIQUEN A SU PADRE QUE ESTÁ EN LOS CIELOS.

¿Puedes recordar un acto de bondad que alguien haya hecho por ti? Jesús nos ama tanto que Él vino a vivir con nosotros, murió en la cruz, resucitó y prometió regresar para hacer nuevas todas las cosas. Como cristianos, cuando hacemos actos de bondad por quienes nos rodean, el amor de Jesús brilla a través de nosotros. ¡Trata de hacer hoy un pequeño acto de bondad para demostrar el gran amor de Jesús!

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.