El hijo favorito

Mientras viajaban con sus padres, Noé y Telma jugaban a ver quién podría divisar la mayor cantidad de placas en los automóviles.  En poco tiempo, Noé había visto siete tipos diferentes y Telma había visto cinco.  Luego la niña exclamó: “¡Mira, ahí hay otra!  ¡Yo la vi primero!”  Ella la leyó.  “Illinois, la tierra de Lincoln”.

Se pronuncia I-li-noy”, le corrigió su madre.  “Se la llama la tierra de Lincoln porque ahí fue donde Lincoln estudió, se casó y fue elegido para el Congreso y, más adelante, para la presidencia.  La gente de Illinois está muy orgullosa del viejo Abraham”.

“¡Con razón!  También es mi presidente estadounidense favorito”, aseguró Noé.

“Cuando un político se gana el respeto de sus vecinos y del pueblo de su estado, con frecuencia se dice que son el hijo o hija favoritos de ese estado”, explicó papá, mirando a sus hijos por el espejo retrovisor.  “¿Qué les parecería si la gente de Illinois se rehusaría a reconocer a Abraham Lincoln?  ¿Y si tuvieran vergüenza de decir que él perteneció a su estado o incluso de mencionar su nombre?”

“Eso sería una locura”, opinó Noé.

“A mí me parecería triste”, dijo Telma.  “Nadie se porta así, ¿verdad?”

“Es difícil creer que alguien pensaría así”, señaló el padre, “pero ¿saben una cosa?  Eso es exactamente lo que pasó cuando Jesús vino a la tierra.  En el libro de Juan, dice que Él vino ‘a los suyos’.  Eso se refiere a la nación de Israel, pero la mayoría de ellos no Lo recibieron.  No creyeron en Él”.

“Yo creo que Él debió haber sido su hijo favorito”, observó Noé.

“Sí”, expresó mamá, “y es triste que, hasta el día de hoy, la mayoría de ellos todavía no reconoce a Jesús como su Mesías, como su Salvador”.

“En otro sentido, Jesús vino por todos los pueblos del mundo”, indicó papá.  “Juan enfatiza que todo el mundo fue creado por Él, pero hay muchos que no Lo conocen.  No quieren reconocerlo como su Salvador”.

“Eso también es triste”, comentó Telma. 

“Así es”, acordó su padre.  “Me alegra que todos nosotros conozcamos a Jesús.  Oremos para que muchos más Lo conozcan también como su Salvador”.  —  SHERRY L. KUYT

RECIBE A JESÚS

VERSÍCULO CLAVE: JUAN 1:12

A TODOS LOS QUE LO RECIBIERON, LES DIO EL DERECHO (EL PODER) DE LLEGAR A SER HIJOS DE DIOS.

¿Conoces a Jesús como tu Salvador?  ¿Confías en Él para tu salvación?  Dios te creó y envió a Su Hijo a este mundo para salvarte.  Jesús tomó el pecado por los pecados de todo el mundo, incluyendo los tuyos.  Si recibes a Jesús al confiar en Él como tu Salvador, serás un hijo de Dios.  (Haz clic aquí para que leas acerca de las Buenas Nuevas que Dios tiene para ti).

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.