El cumpleaños de Tatiana

Era el cumpleaños de Tatiana, pero a nadie le importaba.  Su madre estaba ocupada limpiando la casa cuando la niña se despertó, así que ella misma se sirvió un tazón de cereal.  Sus hermanitos menores peleaban en su habitación.  Tatiana frunció el ceño mientras desayunaba.  ¿Acaso su familia había olvidado que hoy cumplía diez años?

Su mamá apagó la aspiradora.  “Buenos días, hija”.

Me dice buenos días, no feliz cumpleaños”.  Tatiana suspiró.

Su hermano menor dio un grito y su madre fue corriendo a la habitación.  Tatiana se levantó de la mesa y llevó el tazón al lavaplatos.  Ya que a nadie le importaba que era su cumpleaños, la niña salió de la casa y se sentó en las gradas de la entrada a solas.

“Hola, Tatiana”, saludó la señora Rosales, que estaba colgando la ropa en la casa de al lado.

“Hola”, respondió la niña con tristeza.

La señora Rosales arrugó las cejas.  “¿Estás bien?”

“Es mi cumpleaños”, le contó Tatiana.

“Esa no parece la cara de una cumpleañera”, opinó la vecina.

Tatiana se levantó.  “Lo que pasa es que todos olvidaron que hoy es mi cumpleaños”.

La señora Rosales caminó por el pasto para acercarse a la niña.  “Lo siento.  No es bonito cuando se olvidan de uno”.  La vecina se sentó a su lado.  “¿Crees que la oveja se sintió sola y olvidada mientras estaba perdida?”

Tatiana estaba confundida.  “¿Qué?”

“En la Biblia, Jesús contó una historia sobre una oveja que se extravió.  El pastor buscó a esa oveja hasta que la encontró, pero ¿crees que la oveja se haya sentido olvidada mientras estaba sola?”

Tatiana se encogió de hombros.  “Probablemente”.

La señora rosales apretó cariñosamente el hombro de la niña.  “Dios sabe que es tu cumpleaños.  Esa ovejita no estaba olvidada, y tú tampoco serás olvidada jamás.  El Pastor siempre está contigo”.  La vecina le guiñó un ojo.  “Y tengo la impresión de que tu familia también sabe que es tu cumpleaños”, afirmó.  “Felicidades”, agregó antes de regresar al tendedero de ropa.

Tatiana arrugó las cejas.  Sabía que la señora Rosales tenía razón.  Jesús sabía que era su cumpleaños y Él jamás la olvidaría.  La niña se levantó y entró en la casa. 

“¡Sorpresa!”  Su familia salió de detrás de los sillones.  Sus hermanos, padres, abuelos, primos y tíos habían estado esperándola.  Tatiana sonrió.  Su familia tampoco se había olvidado de ella.  —  BETHANY ACKER

DIOS NO TE OLVIDA

VERSÍCULO CLAVE: LUCAS 12:7

ES MÁS, AUN LOS CABELLOS DE LA CABEZA DE USTEDES ESTÁN TODOS CONTADOS. NO TEMAN; USTEDES VALEN MÁS QUE MUCHOS PAJARILLOS.

¿Alguna vez has sentido que todos se han olvidado de ti?  ¿Sabías que Jesús está contigo siempre, sin importar dónde estés?  Él te ama y jamás te olvidaría.  Cuando te sientas solo y olvidado, recuerda que Jesús es el Buen Pastor que vino a buscarte cuando te habías perdido.  Aun si otras personas te olvidaran, Dios no se olvidará de ti.  Él siempre estará contigo y cuidará de ti.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.