El acento correcto

“Está bien, conversamos la próxima semana.  ¡Adiós!”  Laura cerró el teléfono y, al darse la vuelta, vio a su hermano, Leonardo, riendo disimuladamente a sus espaldas.  “¿Cuál es el chiste?”, preguntó.

“Yo ya sabía que estabas platicando con nuestros abuelos en el campo, aun sin que tengas que contármelo”, aseguró Leonardo.  “Siempre copias el acento de las personas con las hablas.  ¡Es graciosísimo!”

“¡No es verdad!”, exclamó Laura.

“Bueno, a lo mejor no lo haces conscientemente, pero se te pega su forma de hablar en seguida”, señaló Leonardo.  “¡Deberías oírte!  No solo lo haces con los abuelos, sino con tus amigas extranjeras”.  El niño comenzó a imitar los acentos.  “Si te oigo en el teléfono, ¡es fácil saber con quién estás conversando!”

Laura entrecerró los ojos.  “¿Ah, sí?  Bueno, ¡preferiría platicar con cualquier persona antes que contigo!”

“Me parece bien.  ¿Quién quiere conversar con una persona tan mala como tú, de todos modos?”

Los insultos iban y venían, hasta que su madre entró en la habitación.  No se veía contenta.  “¿Qué está pasando aquí?”

“Leonardo se está burlando de mí”, indicó Laura.

“Bueno, ¡deberías escucharla, mamá!  Siempre se le pegan los acentos de las personas con las que está hablando”.

Mamá se quedó en silencio por un momento y luego comentó: “Eso me hace pensar en algo que leí esta mañana”.  La señora se acercó a la mesa de la sala y tomó su Biblia.  “Aquí está, Hechos 4:13.  Dice que cuando los líderes judíos vieron la forma en que Pedro y Juan se conducían, podían darse cuenta de que habían estado con Jesús”.  La madre miró a sus dos hijos.  “Por la forma en que se están hablando entre ustedes, puedo darme cuenta con quién no han estado conversando, ninguno de los dos”.

Laura y Leonardo intercambiaron miradas.  “¿Te refieres a Jesús?”

“Sí”, afirmó su madre.  “Al conocer mejor a Jesús, empezamos a copiar Sus palabras y acciones.  Como cristianos, debemos escucharlo y pasar tiempo con Él, para que podamos entender Su amor por todas las personas y que se nos pegue Su acento en la forma en que hablamos y tratamos a otros”.

Laura suspiró y se dirigió a Leonardo.  “Perdóname por haberme irritado tanto”.

“Perdóname tú también”, expresó su hermano.  “¡Ayudémonos mutuamente a recordar que debemos copiar el acento de Jesús!”  —  JESSICA DORFSMITH

COPIA EL ACENTO DE JESÚS

VERSÍCULO CLAVE: EFESIOS 5:2 (NTV)

VIVAN UNA VIDA LLENA DE AMOR, SIGUIENDO EL EJEMPLO DE CRISTO.

¿Tus palabras y acciones demuestran a otros que conoces a Jesús?  ¿Eres amable, paciente, amoroso y perdonador como Él?  Si confías en Jesús, Él te ayudará a crecer para que seas más como Él.  Pasa tiempo en oración y leyendo Su Palabra, para que así puedas conocerlo mejor, y confía en que Jesús te ayudará a mostrar Su amor a otras personas en tus palabras y acciones.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.