De qué se trata realmente la Navidad

Antonio apagó la radio.  No soportaba oír una canción más de Navidad.  Desde que su papá los abandonó a él y a su mamá una Nochebuena, hacía dos años, el niño tenía pavor de la temporada de fiestas.  Él suspiró y se dejó caer en el sillón cuando su madre entró en la habitación.

“Hijo, tu tío Samuel acaba de llamar.  ¡La tía Patricia dio a luz a su bebé en la mañana!  Voy a pasar al hospital para ver cómo están todos.  ¿Quieres acompañarme?”

“Supongo”, contestó Antonio, “siempre y cuando no tenga que oír ningún villancico en el camino”.

Cuando llegaron al hospital Santo Tomás, entraron en el ascensor para ir a la unidad de recién nacidos en el tercer piso.  Todos se veían tan felices.  “Rayos”, pensó Antonio, “más personas alegres”.

Cuando llegaron a la habitación, Antonio caminó hacia donde había una cunita transparente y miró adentro.  Ahí estaba su nuevo primo, todo envuelto en cobijas.

“Antonio, te presento a Caleb”, le dijo su tía Patricia.  “¿Quieres cargarlo?”

“Eh… bueno”, respondió Antonio, un poquito indeciso.  Su madre hizo que se sentara en una silla y le enseñó cómo doblar sus brazos para sostener la cabecita del bebé.  Entonces acostó delicadamente a Caleb en los brazos de Antonio.  El niño bajó la mirada para ver al bebé.  Parecía tan indefenso así, envuelto como estaba.

Antonio vio al otro lado de la habitación y notó que había un cuadro de la virgen María en la pared, que cargaba a un recién nacido Jesús que tenía los ojos muy abiertos.  El título bajo la pintura decía: “Un regalo para ti”.  El niño regresó a mirar a Caleb y se sorprendió a ver ojos azules parecidos.  “Guau”, exclamó Antonio en voz baja.

“¿Qué pasó?”, preguntó mamá.

“Nunca había pensado en lo indefenso que era Jesús como bebé.  Sin duda tuvo que renunciar a muchas cosas para venir a la tierra, ¿verdad?”

Su madre asintió y rodeó a su hijo con el brazo.  “Sé que la Navidad es difícil para ti por lo que pasó con tu papá.  Pero esa es exactamente la razón porque Jesús vino a la tierra como un bebé, para morir por nuestros pecados y darnos esperanza.  Por Él sabemos que, a pesar de que las cosas salgan mal, un día Jesús volverá y arreglará todo el mal en el mundo.  La Navidad no tiene que enfocarse en lo que te pasó a ti.  Puede enfocarse en lo que pasó para ti.  Jesús renunció a todo por amor a ti”.  —  LAURA KUEHN

JESÚS VINO A LA TIERRA POR TI

VERSÍCULO CLAVE: MATEO 1:23 (NTV)

¡MIREN! ¡LA VIRGEN CONCEBIRÁ UN NIÑO! DARÁ A LUZ UN HIJO, Y LO LLAMARÁN EMANUEL, QUE SIGNIFICA “DIOS ESTÁ CON NOSOTROS”.

¿La temporada navideña te trae malos recuerdos?  No te pasa solo a ti.  La Navidad puede ser difícil cuando has perdido a un ser querido.  Pero este año, en lugar de enfocarte en lo que no tienes, enfócate en lo que sí tienes: a Jesús.  Él renunció a toda la gloria en el cielo para venir a la tierra como un bebé y morir para salvarte de tus pecados.  Él siempre estará a tu lado para ayudarte y llegará el día en que volverá para arreglar todo lo que está mal.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.