Construido sobre la roca

Jaime apiló un bloque encima de otro.  Estos se tambalearon y después cayeron al piso.  Él los recogió e intentó una vez más, alineándolos cuidadosamente mientras los apilaba.  Pudo agregar un par de bloques más esta vez, antes que la torre se derrumbara.

“¡No puedo hacerlo!”, gritó Jaime, derribando él mismo su torre. 

Su madre estaba en la cocina, pero vino al oír el alboroto.  “¿Qué pasa?”, preguntó. 

Jaime suspiró.  “Estoy tratando de construir una torre, pero mis bloques siempre se caen”.

Su madre se arrodilló a su lado.  “A veces”, le dijo mientras ponía juntos cuatro bloques para formar un cuadrado, “necesitamos una base más grande para construir una torre sólida.  Si no tiene un buen cimiento, la torre se cae”.

Mamá puso un bloque en el cimiento.  “Las personas son como bloques.  Necesitamos un buen fundamento para no desbaratarnos”.  Entonces puso otro bloque en la torre. “La Biblia dice que Jesús es la piedra angular donde tenemos que edificar nuestras vidas”.

“¿Qué es una piedra angular?”, preguntó Jaime.

“Una piedra angular es la más importante del cimiento.  Esta crea una base sólida sobre la cual construir.  Jesús contó una parábola sobre el constructor sabio y el necio.  El hombre sabio construyó su casa sobre la roca y el necio construyó sobre la arena.  Cuando vinieron las lluvias y soplaron los vientos, la casa del necio fue arrasada, pero la casa del sabio…”

“¡No se derrumbó!”, exclamó Jaime.  El niño puso el siguiente bloque en su torre.  Esta no se tambaleó. 

“Exactamente.  Jesús es nuestra Roca.  Cuando ponemos nuestra confianza en Él, tenemos un fundamento sólido, igual que el constructor sabio.  Así estaremos firmes y no caeremos cuando ocurran cosas difíciles o aterradoras, porque sabemos que Jesús nos salvó y nos ayudará en cualquier dificultad que afrontemos.  Podemos estar firmes en Jesús cuando nos encontremos con las tormentas de la vida”.

Jaime puso el último bloque en la torre.  Esta no se tambaleó ni se cayó.  “¡Mira!  ¡Sigue en pie!”, afirmó.  El niño sonrió a su madre.  “Un cimiento fuerte para los bloques es importante.  ¡Pero Jesús es el fundamento más firme de todos!”  — CATHRYN FREE

JESÚS ES NUESTRA ROCA

VERSÍCULO CLAVE: ISAÍAS 28:16 (NTV)

¡MIREN! PONGO UNA PIEDRA DE CIMIENTO EN JERUSALÉN… ES UNA PRECIOSA PIEDRA PRINCIPAL SOBRE LA CUAL SE PUEDE CONSTRUIR CON SEGURIDAD.  EL QUE CREA JAMÁS SERÁ SACUDIDO.

¿Qué cosas difíciles o aterradoras estás afrontando en tu vida?  ¿Tus padres se están divorciando?  ¿Te mudaste a un lugar nuevo o cambiaste de escuela?  Todos afrontamos tormentas en la vida, pero Jesús promete amarnos y cuidarnos en medio de todas nuestras dificultades.  Cuando ponemos nuestra confianza en Él, podemos encontrar la fuerza y la valentía en Su amor, aun cuando las cosas sean difíciles.  Sé un constructor sabio y edifica tu vida sobre la Roca que es Jesús.  (Haz clic aquí para que conozcas las Buenas Nuevas que Dios tiene para ti).

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.