No se puede detener la lluvia

Jazmín se sentó junto a la ventana para mirar fijamente cómo la lluvia caía desde el cielo.  Se suponía que iba a tener su fiesta de cumpleaños al aire libre, con sus amigas, pero gracias a la lluvia, se canceló el evento.  La casa de sus padres no era lo suficientemente grande para todas sus amigas.  La niña dejó salir un suspiro.  “¿Por qué tenía que llover hoy?  ¿Por qué no mañana?  ¿Por qué no ayer?”

“Cariño”.  Su mamá se acercó a ella y puso su mano en el hombro de su hija.  “No puedes quedarte aquí sentada viendo cómo llueve todo el día.  Busca algo divertido para hacer”.

“No quiero divertirme sola”, se quejó Jazmín.  “Quiero que mis amigas estén aquí”.

“Lo sé, hija, y queríamos hacerte una linda fiesta de cumpleaños con tus amigas.  Lamento mucho que la lluvia haya evitado que lo hagamos, pero no es una buena idea tener a tantas personas amontonadas en una casa pequeña durante una pandemia.  Volveremos a programar tu fiesta en otro fin de semana.  Pero todavía podrías tener un buen día”.

Jazmín negó con la cabeza.  ¿Cómo podría tener un buen día sin sus amigas?

“¿Quieres tener un ‘día de chicas’?”, preguntó mamá.  “Podría pintarte las uñas”.

“No”.  Jazmín suspiró mientras observaba cómo una ardilla mojada agarraba una bellota de la vereda y se escabullía por un árbol.  “Solo quiero mirar la lluvia que arruinó mi día”.

“Oh, mi vida”.  Su madre se agachó para abrazar a la niña.  “Esa no es una buena manera de pasar tu día.  No puedes detener la lluvia, pero sí puedes seguir con tu vida, incluso si está lloviendo.  Puedes disfrutar este día aunque no puedas estar hoy con tus amigas”.

Los ojos de Jazmín se llenaron de lágrimas.  “Quería tener mi fiesta”.

“Lo sé”, afirmó mamá.  “Jesús también los sabe.  Él te ama y tus sentimientos le importan.  Y a pesar de que te sientes triste, puedes disfrutar este nuevo día que Él te ha dado.  ¿Qué tal si dedicas un tiempo para hablar con Dios sobre cómo te sientes?  Él es tu amigo y siempre está presente para escucharte y ayudarte”.

Jazmín se secó las lágrimas.  Tal vez un día de chicas podría ser divertido.  Y sí quería pasar un tiempo con Jesús.  Además, estaba cansada de estar sentada frente a la ventana.  —  EMILY ACKER

APROVECHA AL MÁXIMO LOS DÍAS DE LLUVIA

VERSÍCULO CLAVE: NEHEMÍAS 8:10 (NVI)

COMAN BIEN, TOMEN BEBIDAS DULCES Y COMPARTAN SU COMIDA CON QUIENES NO TENGAN NADA, PORQUE ESTE DÍA HA SIDO CONSAGRADO A NUESTRO SEÑOR. NO ESTÉN TRISTES, PUES EL GOZO DEL SEÑOR ES NUESTRA FORTALEZA.

¿Los momentos difíciles te ponen mal?  ¿Sientes ganas de rendirte cuando las cosas no salen como quieres?  Está bien que te sientas triste o decepcionado cuando las cosas no salen como lo planeaste, pero no olvides que Jesús está contigo todos los días.  Él siempre estará ahí para consolarte y recordarte Su gran amor por ti.  Eres importante para Dios, así que Él te ayudará a salir de los días grises.  Cada nuevo día es una bendición de parte de Dios.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.