Como un radar

“¡Mira, Ariana!”  Iván apuntó a la ventana.  “¡Estamos en las nubes!”

Ariana miró por la ventana del avión y vio algodones blancos que flotaban.  “¡Así veo!”, afirmó.

La sonrisa feliz de Iván se convirtió en un ceño fruncido.  “No nos vamos a perder, ¿verdad?”, preguntó.  “El piloto no puede ver a dónde vamos.  ¿Y si nos encontramos con una tormenta?”

Ariana sonrió a su hermanito.  “No te preocupes, Iván.  El avión tiene instrumentos que le ayudan al piloto, y tiene algo llamado ‘radar’.  No podría explicarte cómo funciona, pero el radar guía al piloto y le ayuda a saber a dónde debe irse para mantenerse alejado de las tormentas”.

“¡Oh!  ¡Qué bien!”.  Iván sonrió de nuevo mientras se volví hacia la ventana.  “Me gusta ver cómo pasan las nubes”.

Ariana regresó a lo que estaba haciendo.  La niña alineó varias tarjetas.  En cada una había el texto de un versículo de la Biblia y, en la otra cara estaba la referencia.  Ella leía una tarjeta y luego trataba de recitar el versículo sin mirar las palabras de la tarjeta.

“¿Ariana?”  Iván la interrumpió de nuevo.  “¿Qué estás haciendo?”

“Estoy aprendiendo versículos de la Biblia”, contestó la niña, mostrándole sus tarjetas a su hermano.  “Saber versículos me ayuda.  Te acabo de contar cómo este avión tiene un radar para ayudarle al piloto a encontrar su camino, aun en medio de las nubes y la oscuridad, ¿recuerdas?”  Iván asintió.  “Bueno, al memorizar versículos de la Biblia, pongo pedazos de la Palabra de Dios aquí”.  Ariana señaló su cabeza.  “Eso me ayuda, como un radar.  Aun cuando siento que estoy en medio de la niebla o la oscuridad en mi mente o en mi vida, la Palabra de Dios me recuerda que Jesús está conmigo.  Me ayuda a confiar en que Él me llevará a donde quiere que vaya”.

“Oh”.  Un momento más tarde, Iván tenía otra pregunta.  “Ariana, ¿tu radar puede encontrar mis zapatos?”

Ariana bajó la mirada y vio los pies de Iván.  Había perdido ambos zapatos.  Ella rio.  “Creo que puedo hacerlo sin un radar”, aseguró.  Entonces se zafó el cinturón de seguridad para buscar los zapatos de su hermano bajo los asientos.  —  BOB HOSTETLER

MEMORIZA VERSÍCULOS DE LA BIBLIA

VERSÍCULO CLAVE: SALMO 119:105

LÁMPARA ES A MIS PIES TU PALABRA, Y LUZ PARA MI CAMINO.

¿Memorizas versículos de la Biblia?  Es una de las mejores cosas que puedes hacer.  Si tienes la Palabra de Dios en tu memoria, con frecuencia Él traerá a tu mente algún versículo cuando estés en una situación difícil.  Cuando estés triste, cuando tengas miedo o no estés seguro de cómo hacer lo correcto, Dios quiere hablarte a través de Su Palabra y recordarte que está contigo.  Deja que el Señor utilice los versículos para consolarte y ayudarte a tomar la decisión correcta.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.