Bienvenida

“¡Muy bien!”, exclamó Gabriel mientras llegaban a la casa de su abuela.  “¡Al fin llegamos!”  La abuela vivía tan lejos que tuvieron que viajar por dos días para llegar a su casa.

“¡Yupi!”, gritó Xaris.  “Estoy cansada de estar en el automóvil”.

Su papá sonrió.  “Yo también.  Lo único que quiero hacer ahora es relajarme con un vaso grande de té helado”.

Gabriel se rio.  “Bueno, cuando llamaste a la abuela hace un rato, le dijiste que tenías ganas de su té helado, así que te apuesto que ella tiene una jarra enorme lista y podrás tomar tu té enseguida”.

Xaris señaló: “¡Miren!  La abuela está en la puerta y tiene un vaso de algo en su mano.  Probablemente sea tu té helado”.

Gabriel tenía razón.  “Sabía que querías tu té cuando llegaras”, dijo la abuela mientras le entregaba el vaso a Papá.  Luego abrazó a todos con cariño.  “Deben tener hambre.  Entren a la cocina.  Te hice tu tarta favorita, Gabriel.  Y aquí tienes el dulce que te encanta, Xaris”.

“¡Oh, y veo un queso maravilloso en el mesón!”, dijo la mamá.  “Usted sabe bien qué comidas nos gustan, ¿verdad?”  Inmediatamente estiró su mano para tomar un pedazo de queso con galletas.

“¡Nos compraste libros nuevos!”, gritó Xaris desde la sala.  “¡Y también hay juegos nuevos!  ¡Gracias, abuelita!”

Mamá sonrió.  “Puedo ver que usted ha estado muy ocupada preparándose para nuestra visita”.

“Bueno, me encanta prepararme para que me visiten porque los amo”, respondió la abuela.

“Eso se parece a lo que hablamos en la iglesia la semana pasada”, señaló Gabriel, “sobre cómo Jesús nos ama y está preparando un lugar para los que confían en Él”.

“Qué bien que pienses en eso”, afirmó la abuelita.  “Estoy tan agradecida de saber que cada uno de los que estamos aquí ama a Jesús y que todos disfrutaremos juntos del cielo con Él.  ¡Qué lugar tan maravilloso será ese!”

El papá asintió.  “Nos has dado una gran bienvenida”, indicó, “pero tienes razón.  ¡Ni siquiera podemos imaginar cuán especial será la bienvenida de Jesús!”LENORA MCWHORTEN

JESÚS ESTÁ PREPARANDO UN LUGAR PARA LOS CRISTIANOS

VERSÍCULO CLAVE: JUAN 14:2

[JESÚS DIJO:] “VOY A PREPARAR UN LUGAR PARA USTEDES”.

¿Alguna vez has ayudado a preparar la casa para las visitas, cuidando que todo esté perfecto para quienes vienen a hacernos compañía?  Si eres cristiano o cristiana, Jesús está preparando un lugar para ti en el cielo, con Él.  Es difícil imaginar cuán especial y maravilloso será ese lugar… ¡y no será una visita, sino que estaremos ahí para siempre!  Agradece a Dios por el extraordinario regalo de la vida eterna que Él te ha dado.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.