Bajar a lo más profundo

Domingo miraba las fotografías en la computadora de su padre cuando este llegó.  “¡Hola, papá!  Creo que quiero algún día quiero ser un buzo”, anunció el niño.  “Mira estas fotos que me envió el tío Toño.  Las tomó cuando estaba buceando en Florida”.

El padre miró por encima del hombro de Domingo.  “Guau”, expresó, “¡qué plantas y animales tan diferentes!  ¡Y qué colores tan vivos!”  Sus ojos brillaron.  “Creo que también quiero hacerme buzo.  Sería genial ver esas cosas con mis propios ojos”.

Juntos examinaron más fotografías.  “Dios debe tener una imaginación maravillosa como para haber creado esa variedad de seres vivos”, observó papá.

“El tío Toño dice que mientras más profundo uno baja en el océano, más bonito se pone”, comentó Domingo, mientras hacía zum en otra fotografía.  El niño hizo una pausa y se volvió a su padre.  “¿Por qué crees que Dios creó esas criaturas tan interesantes para luego esconderlas en lo más profundo del océano, donde la mayoría de las personas no pueden verlas?”

Papá pensó por un momento.  “No estoy seguro, pero estas fotografías me recuerdan qué grande es nuestro Dios, y también me hacen pensar en las riquezas que podemos encontrar en la Biblia”.

“¿La Biblia?”, repitió Domingo.  “¿Qué tienen que ver estas fotografías con la Biblia? 

El padre sonrió.  “Bueno, piensa en el tío Toño.  Él ha visto el océano muchas veces y aún así quiso explorarlo más a profundidad, bajar a lo más profundo para ver qué podía descubrir.  ¿Crees que sus esfuerzos valieron la pena?”

“Por supuesto que sí”, afirmó Domingo.  “¡Estas fotografías son increíbles!”

Papá asintió.  “Lo mismo pasa con la Palabra de Dios.  Si la exploramos y la estudiamos, Él también hará que valga la pena.  Antes creía que leer la Biblia no era importante.  Pensé que ya había oído todas las historias de la Biblia y los principios bíblicos en la iglesia”.

“Tal vez sea cierto”, opinó Domingo.  “Y yo también”.

“Hemos aprendido mucho”, aseguró el padre, “pero aprender sobre Jesús a través de Su Palabra es un proceso que dura toda la vida.  Siempre hay más cosas que Dios quiere que sepamos, y Él nos revelará más conocimiento, nuevas enseñanzas y mayor sabiduría si estamos dispuestos a excavar más profundo en la Biblia”. 

Domingo sonrió.  “Para ser buzo, tengo que esperar, ¡pero puedo comenzar a explorar la Biblia ahora mismo!”  —LINDA R. STAI

ESTUDIA LA BIBLIA

VERSÍCULO CLAVE: SALMO 119:18 (PDT)

ABRE MIS OJOS Y HAZME VER LO MARAVILLOSAS QUE SON TUS ENSEÑANZAS.

¿Estás consciente de que la Biblia tiene muchas cosas qué enseñarte?  La Escritura contiene una gran cantidad de conocimiento y, cuando dedicas tiempo para leer y estudiar la Palabra de Dios, Él te enseñará cosas nuevas.  Dios te ayudará a entender más de Sí mismo y lo que Él hizo para salvarte.  Dios te mostrará Sus promesas y te dirá cómo quiere que vivas.  ¡Sumérgete en lo más profundo de Su Palabra para que encuentres los tesoros que te aguardan!

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.