¡Al bate!

Martín se puso en cuclillas detrás del bateador y observó cómo la pelota volaba hacia él.  Cuando levantó el guante para atraparla, el bateador quiso dar un golpe agresivo y soltó el bate, el cual golpeó la careta de Martín y le hizo caerse para atrás.

Muchas personas se acercaron corriendo para ver si Martín estaba bien.  Alguien levantó su careta y oyó la voz de su mamá.  “¿Estás bien, hijo?”

“Creo que sí”, contestó Marín.  El niño movió su mandíbula.  “Me duele un poco la quijada”.  Se levantó y se volvió a poner la careta.  “Estoy bien”, aseguró a todos, y después que lo revisaron un poco más, el juego continuó.

Después de la cena, al día siguiente, Martín se acercó un poco dudoso a su madre.  “Mamá, ¿puedo faltar a mi grupo de estudio bíblico esta noche?”

“¿Faltar al estudio bíblico?”, preguntó mamá, sorprendida.  “¿Por qué?”

“Bueno, es que…”  Martín vaciló.  “Me parece que siempre estoy haciendo lecciones y memorizando lecciones.  ¿Para qué tengo que hacer tantas cosas?  Tengo muchas ganas de ver un partido que pasarán por la televisión esta noche”.  El niño se encogió de hombros.  “Soy cristiano, y eso es lo que de verdad importa, ¿cierto?”

“Confiar en Jesús es lo más importante”, afirmó su madre, “pero estudiar la Biblia también es importante”.  Ella hizo una pausa y luego preguntó.  “¿Recuerdas cuando te golpearon en la cara con un bate de béisbol?  Ahora no quieres dejar de usar tu careta de receptor, ¿verdad?”

Martín se frotó la mandíbula, que todavía le dolía un poco.  “Por supuesto que no.  Pero ¿qué tiene que ver esto con el estudio bíblico?”

“La careta de béisbol ofrece protección, y lo mismo hace el estudio bíblico”, explicó mamá.  “De hecho, Dios compara Su Palabra con una espada.  Es parte de la armadura de Dios, que te ofrece protección para tu vida diaria”.

Martín frunció el ceño, así que mamá siguió explicando.  “Cuando crezcas, e incluso ahora, Satanás tratará de hacer que dudes de las promesas que Dios nos ha dado en Su Palabra.  Conocer y entender la Biblia te ayuda a protegerte de los ataques de Satanás.  Te recuerda que le perteneces a Jesús, y que conocerlo y seguirlo a Él es mejor que cualquier cosa que este mundo te pueda ofrecer.  Cuando conoces la verdad de la Palabra de Dios, puedes desbaratar las mentiras de Satanás”.

Martín volvió a frotarse la mandíbula y pensó en lo que su madre le había dicho.  “Está bien”, indicó.  “Me voy al estudio bíblico”.  —  KAREN E. COGAN

LA PALABRA DE DIOS TE DA PROTECCIÓN

VERSÍCULO CLAVE: HEBREOS 4:12

LA PALABRA DE DIOS ES VIVA Y EFICAZ, Y MÁS CORTANTE QUE CUALQUIER ESPADA DE DOS FILOS.

¿Te has preguntado por qué es importante leer y estudiar la Biblia?  Cuando estás familiarizado con la Palabra de Dios y memorizas versículos bíblicos, eso te ayuda a recordar Sus problemas cuando los problemas o las tentaciones se cruzan en tu camino.  Las Escrituras pueden traer consuelo y paz; te ayudan a saber qué decir cuando otras personas te hagan preguntas.  El estudio bíblico te protege de las mentiras de Satanás al recordarte que le perteneces a Jesús.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.