Ya lo pasado, pasado

“¿Sabes por qué Teo vino a nuestra escuela este año en vez de ir a la que iba antes?”, preguntó Marcos a su mamá.  “¡Lo expulsaron de su anterior escuela por hacer trampa!”

“¿Cómo lo sabes?”, preguntó la madre.

“Carlos me lo contó.  Él sabe porque su primo va a esa escuela.  Me pregunto si deberíamos decirle a la señorita Reyes que Teo es un tramposo”.

“Estoy segura de que a tu maestra le dieron toda la información que necesita sobre Teo”, afirmó mamá.  “Tú debes recordar que ya lo pasado, pasado”.

“¿Qué significa eso?”, preguntó Marcos.

“Es un dicho que significa que no debes seguir restregando a nadie con lo que sucedió en el pasado”, explicó su madre.  “Suéltalo”.

Marcos frunció el ceño.  “Bueno, todavía voy a tener cuidado para evitar que Teo vea mi escritorio cuando tengamos un examen.  Les dije también a los otros niños que se cuiden de él”.

“Marcos, no deberías contarles a los demás niños del pasado de Teo.  Realmente no sabes nada de lo que sucedió.  Ni siquiera sabes si es verdad.  Si fuera cierto, Teo ya recibió el castigo por lo que hizo, y no es asunto tuyo, de todos modos”.

Un poco más tarde, el hermano de Marcos entró a la habitación.  “Bastián, ¿puedo llevar tu telescopio a casa de Tomás?”, preguntó Marcos.

“¡No!”, exclamó Bastián.  “La semana pasada perdiste mi tableta”.

“Pero yo te la pagué”, le recordó Marcos.  “Y aprendí mi lección de tener cuidado”.

“Es probable”, indicó Bastián, “pero de todos modos no puedes usar mi telescopio”.

Bastián salió y Marcos se sentó, resoplando.  “¡No es justo!  Bastián no puede tener eso contra mí para siempre, ¡especialmente después de que le pedí perdón y se lo pagué!”

“Bueno, ¿no es eso lo que estás haciendo con Teo?”, preguntó mamá.  “Si hizo trampa, ya pagó por su equivocación y necesita una oportunidad para empezar de cero.  Jesús nos dice que perdonemos a otros como Él nos perdona.  Él pagó por nuestros pecados, así que no tenemos el derecho de usar los pecados de otros contra ellos.  Perdonar a alguien no siempre significa que confiamos en esa persona de inmediato, y creo que Bastián todavía está aprendiendo a confiar en ti con sus cosas.  Pero tú estás llevando rumores sobre Teo y los presentas como si fueran ciertos, haciendo que pague por ellos, sin saber si son verdaderos o no”.

Marcos suspiró.  “Tienes razón.  De hoy en adelante, ¡recordaré que ‘ya lo pasado, pasado’!”  – BARBARA J. WESTBERG

PERDONA Y OLVIDA

VERSÍCULO CLAVE: COLOSENSES 3:13

 COMO CRISTO LOS PERDONÓ, ASÍ TAMBIÉN HÁGANLO USTEDES.

¿Perdonas los pecados de otros como Jesús lo hace contigo?  Cuando alguien te hace daño o escuchas que otra persona hizo algo malo, puede ser difícil de olvidar.  Pero puedes dejar de definir a esa persona por lo que hizo.  Si alguien te ha hecho daño, puedes confiar en que Jesús te ayudará a perdonar a esa persona y a abrirte para volver a confiar.  Perdona las ofensas de otros y suéltalas.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.