Una vida digna de vivirse

Nota del editor: Esta historia aborda el tema del suicidio y podría no ser apropiada para niños pequeños.

Noé escuchó a Jordán suspirar cuando la señorita Lobos le devolvió su examen de ciencias naturales.

—¡La escuela es un asco! —declaró Jordán—.  ¡Odio los exámenes!  Creo que me voy a suicidar.

Noé miró a su compañero, preocupado.

—A ver, no puede ser tan malo…

—Sí lo es —insistió Jordán—.  Reprobé.

Mientras todos en la clase se dirigían a la cafetería para almorzar, Noé tenía una sensación de nervios; se sentía inquieto por dentro.  No podía dejar de pensar en lo que había dicho Jordán.  «Probablemente no lo decía en serio», pensó.  «No es para tanto».  Pero no pudo sacarse las palabras de Jordán de su mente.

—Jesús, por favor, ayúdame a hacer lo correcto —oró Noé—.  ¿Tengo que contarle a alguien lo que dijo?

Más tarde, durante su tiempo de lectura, Noé se acercó al escritorio de la señorita Lobos.

—Tengo que decirle una cosa —indicó.  La maestra escuchó mientras Noé le contaba lo que había dicho Jordán.

—Hiciste lo correcto al contarme, Noé —aseguró la señorita Lobos—.  Le avisaré al consejero de nuestra escuela y decidiremos qué hacer.

Noé regresó a su escritorio, sintiéndose aliviado.  Esa noche, sus padres lo llamaron a la cocina.

—Acaba de llamar la señorita Lobos —comentó mamá—.  La escuela y los padres de Jordán están muy agradecidos porque le diste la importancia debida a la situación y se lo contaste a tu maestra.  Ahora van a asegurarse de que reciba la ayuda que necesita.

—Qué bueno —dijo Noé—.  No estaba seguro de si estaba bromeando, pero no me parece que es algo de lo que se pueda bromear.

—No lo es —confirmó papá—.  El suicidio es muy serio.  Si un muchacho habla de quitarse la vida, incluso a modo de broma, es posible que esté pasando por dificultades y necesite ayuda.

—¿Puedo invitarle a Jordán a la casa uno de estos días? —preguntó Noé—.  Creo que le serviría tener más amigos.  Él normalmente juega solo y nunca se ve muy feliz.  Tal vez tenga la oportunidad de contarle que Jesús también quiere ser su amigo.

—Me parece una excelente idea —expresó su padre—.  Jesús entiende lo que está viviendo Jordán.  Él murió en la cruz y después resucitó para darle esperanza.  El Señor quiere ayudarle a Jordán a manejar cualquier cosa que sea difícil para él.  ¿Qué tal si oramos por tu amigo en este momento? —Noé asintió y todos inclinaron sus cabezas—.  Jesús —oró papá—, por favor, permite que Jordán conozca Tu amor por él y que sepa que su vida es digna de vivirse.  Ayúdale a Noé a saber cómo ser un buen amigo para él.  Amén.  —            RUTH HOCHSTETLER

JESÚS OFRECE ESPERANZA PARA LOS QUE SUFREN

VERSÍCULO CLAVE: JUAN 10:10 (NTV)

EL PROPÓSITO DEL LADRÓN ES ROBAR Y MATAR Y DESTRUIR; MI PROPÓSITO ES DARLES UNA VIDA PLENA Y ABUNDANTE.

¿Alguna vez has visto a chicos que parecen tristes o afligidos?  ¿Los has oído decir que no vale la pena vivir?  El suicidio no es algo para bromear y es importante que hables si tú o alguien que conoces tiene ese tipo de pensamientos.  Cuéntale a un adulto si alguien dice alguna cosa que te cause preocupación.  Ofrece esperanza a los que sufren al permitir que ellos reciban la ayuda que necesitan y llevándolos a Jesús.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.