Desarmados

—Tengo una pequeña historia para comenzar la clase de hoy —anunció el señor Lauro en su clase de escuela dominical—.  Tiene una lección importante que se relaciona con el versículo bíblico de hoy.

—¡Oh, no! —exclamó Antonio—.  ¡Otra vez me olvidé mi Biblia!

—Bueno, puedes acercar tu silla y leer con Miguel —sugirió el señor Lauro.

—Está bien —contestó Antonio mientras movía su silla—.  Pero ¿por qué siempre nos hace buscar cosas en nuestras Biblias, maestro?  ¿Por qué no nos dice simplemente lo que dice?

—Los versículos que vamos a leer te ayudarán a entenderlo, y creo que mi historia sobre el caballero también será útil —aseguró el señor Lauro.  Los niños levantaron la mirada, ansiosos, cuando él comenzó—.  Sir Federico era un caballero muy orgulloso.  Siempre estaba dispuesto a ir a la batalla para proteger a su nación.  Pero un día, cuando estuvo cara a cara con su enemigo en el campo de batalla, sir Federico notó que tenía un problema muy grave.  «¡Olvidé mi espada!», clamó.  «¡No tengo nada con qué pelear!»  Y enseguida el enemigo capturó al valiente caballero.

Los niños rieron.  ¡Les pareció muy gracioso que un caballero se olvidara de su espada!

—Ahora abramos nuestras Biblias —indicó el señor Lauro—.  Miguel, por favor, ¿puedes leer Efesios 6:17).

—Claro —respondió el niño—.  A ver… aquí está: «Tomen también el casco de la salvación, y la espada del Espíritu que es la palabra de Dios».

—Al igual que sir Federico, los cristianos estamos en una batalla —explicó el señor Lauro—.  Estamos en una guerra contra Satanás y necesitamos nuestra espada, la Biblia.  Esta nos ayuda a luchar contra los ataques de Satanás al recordarnos que hemos sido salvados por Jesús y le pertenecemos a Él.  Cuando el diablo trate de tentarnos o de hacernos creer que Dios no nos ama, podemos empuñar la verdad de la Palabra de Dios y recordar que Jesús derrotó a Satanás cuando murió en la cruz para salvarnos.  Por esa razón les pido que lean sus Biblias.  El simple hecho de traer la Biblia a la iglesia no es lo que nos ayuda.  Debemos aprender lo que dice la Escritura al escuchar en la iglesia y también al leerla por nosotros mismos —el señor Lauro levantó su Biblia—.  Sin este Libro, ustedes son soldados desarmados.

—Bueno, la próxima semana traeré mi espada, la Biblia —declaró Antonio.

—Muy bien —expresó el señor Lauro—.  ¡Entonces estarás listo para la batalla! 

—  LINDA M. WEDDLE

USA TU BIBLIA

VERSÍCULO CLAVE: EFESIOS 6:17

TOMEN TAMBIÉN EL CASCO DE LA SALVACIÓN, Y LA ESPADA DEL ESPÍRITU QUE ES LA PALABRA DE DIOS.

¿Estás empuñando tu espada, la Biblia?  ¿Escuchas a tus pastores y maestros cuando explican lo que dice la Escritura?  ¿La lees por tu cuenta?  Es importante que sepas lo que Dios dice en Su Palabra.  Es una parte de la armadura que necesitas para luchar contra Satanás, quien desea que creas sus mentiras en lugar de la verdad de Dios.  El diablo quiere que olvides que Jesús ha ganado la guerra contra el pecado y la muerte.  ¡Trae tu espada a la batalla!

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.