Un trabajo para papá

“Melania”.  Dimitri caminó de puntillas a la entrada de la sala donde su hermana estaba de pie.  “¿Qué haces despierta?”

Melania hizo un gesto con la cabeza, apuntando a sus padres, que platicaban con urgencia en voz baja.  Los dos niños escucharon mientras las palabras salían disparadamente en su idioma natal.  El papá negaba con la cabeza.  “No, Nadia”, dijo tomando la mano de mamá.  “No estoy seguro de lo que pasará, pero hay dos cosas que sí podemos hacer: confiar en Dios y orar”.  La madre suspiró y asintió.

Melania se encogió de hombros.  En ese momento, Dimitri estornudó con fuerza, asustando a su hermana y a sus padres.  Papá y mamá se apresuraron a ir donde estaban sus hijos.

“¿Qué están haciendo los dos?  ¡Deberían estar en cama!”

“Lo siento, mamá, pero… ¿Qué sucede?  Los dos tienen tanta ansiedad”, aseguró Melania.

Mamá y papá se miraron el uno al otro.  “Bueno, vengan a la sala y les vamos a explicar”.

Todos pasaron a la sala y el padre les indicó con un gesto que tomaran asiento.  Su madre asintió para animarlos, y él empezó: “Bueno, hijos, no queríamos preocuparlos, pero…”  Hizo una pausa y suspiró: “Perdí mi trabajo”.

“Un hombre en la empresa que tenía envidia del puesto de su padre mintió sobre él”, agregó mamá.

Dimitri y Melania se miraron el uno al otro, con los ojos abiertos del asombro.  “¿Y ahora?  ¿Qué será de nosotros?”, preguntó Melania.

“¿Y qué pasará con el hombre que mintió?  ¿No puede tu jefe arreglar las cosas?”, preguntó Dimitri, enojado.

El padre negó con la cabeza.  “Esto está en las manos de Dios.  No sé por qué permitió que esto sucediera, pero sé que Él hará que todo coopere para nuestro bien.  Debemos orar y confiar en el Señor”.

“Papá, ¿podemos orar ahora mismo?”, preguntó Melania.

“Sí, hija, tienes razón.  Eso es lo que deberíamos hacer.  Y también tenemos que orar por el hombre que mintió sobre mí”.

Todos inclinaron sus cabezas y oraron para que papá encontrara pronto un trabajo y para que Jesús les ayude a mostrar Su perdón a aquellos que le hicieron daño.  Por sobre todas las cosas, le pidieron a Dios que les ayudara a recordar que deben confiar en Él, sin tener miedo. —  ADELYN NEWTON

CONFÍA EN DIOS

VERSÍCULO CLAVE: SALMO 56:11

EN DIOS HE CONFIADO, NO TEMERÉ. ¿QUÉ PUEDE HACERME EL HOMBRE?

¿Estás pasando por algo difícil?  ¿Te sientes solo o tienes miedo?  Recuerda que Dios promete ser nuestro refugio.  Lo único que debes hacer es confiar en Él.  Dios sabe exactamente lo que estás sintiendo ahora mismo y Él estará contigo para guiarte.  El Señor te ama y siempre hará lo que es mejor para ti, aun cuando duela.  Confía en que Él te ayudará en toda situación.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.