Un paso a la vez

Graciela rompió en llanto después de que ella y su mamá discutieran sobre una mentira que ella había dicho ese día.  “¡No puedo hacerlo!”, exclamó.  “Sigo pecando a pesar de que conozco a Jesús.  ¡Nunca lo voy a lograr!”

La madre abrazó a su hija.  “No tienes que lograr nada.  Jesús ya lo hizo.  Él murió por tus pecados y ya no son tu identidad”.

“Pero, mamá, soy terrible”, afirmó Graciela.  “¡Nunca voy a poder obedecerle como debería!”

En ese momento, Herminia, la hermana menor de Graciela, entró y le entró a su madre un juguete.  Mientras la pequeña se alejaba tambaleándose, mamá preguntó: “¿Recuerdas cómo aprendió Herminia a caminar?”

Graciela sonrió entre lágrimas.  “Sí.  Al principio se caía todo el tiempo”.

“Así es”, dijo su madre.  “No podía caminar la primera vez que lo intentó, ¿verdad?”

Graciela estuvo de acuerdo.  “Ni siquiera podía pararse al principio.  Pero cuando perdía el equilibrio y se caía, lloraba y todos corríamos a ayudarla”.

“Sí, y después de muchos intentos, Herminia aprendió a mantener el equilibrio”, señaló mamá.  “Luego dio su primer paso y después dio más pasos.  Fue un paso a la vez, pero ahora puede ir casi a cualquier lugar que desee.  Así aprendimos todos a caminar”.

“Bueno, pero ¿qué tiene que ver esto con mi hábito de mentir?”, preguntó Graciela.

“Bueno, conocer a Jesús es también un caminar, uno en el que nos caemos mucho.  Pero Él siempre nos perdonará y nos ayudará a volver a levantarnos.  Nadie podrá caminar perfectamente hasta que veamos al Señor cara a cara en el cielo, algún día, pero poquito a poquito, Él nos ayuda a aprender a decirle no al pecado y a caminar más de cerca con Él”.

“Entonces, ¿solo tengo que seguir caminando?”, preguntó Graciela.

Su madre asintió.  “Recuerda que Jesús está caminando junto a ti y te está ayudando para que crezcas y seas más como Él”.  Ella sonrió.  “Simplemente confía en Él, un paso a la vez, sabiendo que un día Él terminará la obra que ha comenzado en todos nosotros, y nuestra lucha con el pecado llegará a su fin”.– JACQUELINE B. STEVANUS

SIGUE CAMINANDO CON JESÚS

VERSÍCULO CLAVE: FILIPENSES 1:6

EL QUE COMENZÓ EN USTEDES LA BUENA OBRA, LA PERFECCIONARÁ.

¿Estás luchando con algún pecado en tu vida?  Desde el momento que pusiste tu confianza en Jesús, Él comenzó a obrar en tu corazón y promete terminar esa obra.  No siempre es fácil aprender a caminar con el Señor, pero Él siempre estará a tu lado, listo para perdonarte y ayudarte a que te levantes cuando caigas.  Confía en que Él te ayudará a crecer en tu caminar con Él y terminará la buena obra que ha comenzado en ti.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.