Un lugar preparado

“¡No abras los ojos!”, exclamó Marcelo antes de bajar corriendo las gradas, cerrar la puerta del sótano y poner el seguro.  El hermano mayor de Tobías había estado trabajando en un proyecto secreto durante toda la semana, y nadie tenía permitido entrar al sótano.  Se la había pasado fastidiando a Marcelo constantemente para verlo, pero solo recibí una sonrisa pícara y un “no todavía”.  Tobías solo podía tratar de adivinar qué podría ser por los ruidos de serruchos y martillos.

Marcelo espió asomando la cabeza por la puerta y gritó: “Oye, Tobías, ¿podrías traerme un refresco?”

Tobías sonrió maliciosamente.  “Solo si me dices lo que estás construyendo ahí abajo”. 

Marcelo rio.  “¡Ni lo sueñes!  Además, sabes que será algo asombroso, ¿verdad?  Te daré una pista.  Es para ti”.

“¿En serio?”  Tobías se sorprendió.  “¿Para mí?  ¿En serio hiciste algo solo para mí?”

“¡Por supuesto!  Eres un hermanito genial y me pareció que merecías un regalo de mi parte.  Sé que las cosas han sido difíciles desde que papá se fue, y solo quería que te emociones por algo bueno.  Te prometo que te lo mostraré tan pronto como termine”.  Marcelo sonrió.  “¿Sabes?  No soy el único que está preparando algo espectacular para ti”.

“¿Qué? ¿Acaso mamá está preparando un pastel de chocolate con mantequilla de maní?”, preguntó Tobías.

“No sé nada de un pastel, pero sí sé que, en la Biblia, Jesús les dijo a Sus seguidores que iba a preparar un lugar para todos los creyentes.  Como eres cristiano desde el año pasado, eso te incluye a ti”, explicó Marcelo.  “Jesús está trabajando ahora mismo en nuestro hogar eterno y un día, cuando Él regrese, ese lugar estará listo y viviremos ahí para siempre.  No sé cómo se verá exactamente, pero si Jesús lo está preparando, ¡debe ser genial!”

“Oí que el cielo tiene calles de oro y cosas así”, comentó Tobías.

“Pero la mejor parte del cielo no son las calles de oro; es estar con Jesús”, respondió Marcelo.  “¡Y la mejor parte de mi proyecto es que podemos pasar tiempo juntos al usarlo cuando haya terminado!  Puedes confiar en mi promesa, pero puedes confiar todavía más en la promesa de Jesús de prepararte un hogar eterno con Él”.  —  KENDRA ANGLE

JESÚS ESTÁ PREPARANDO UN HOGAR PARA TI

VERSÍCULO CLAVE: JUAN 14:1 (NTV)

NO DEJEN QUE EL CORAZÓN SE LES LLENE DE ANGUSTIA; CONFÍEN EN DIOS Y CONFÍEN TAMBIÉN EN MÍ.

¿Te preguntas qué es lo que Dios ha planeado para ti?  A veces nos llenamos de impaciencia porque no sabemos exactamente qué nos depara el futuro.  ¿Nos iremos a casar?  ¿Qué tipo de trabajo tendremos?  ¿Vamos a tener hijos?  Aunque Dios no nos permite dar un vistazo a nuestro futuro aquí en la tierra, Jesús sí promete que los cristianos tendrán un lugar junto a Él por toda la eternidad.  ¡Eso definitivamente es algo como para emocionarnos por el futuro!

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.