Un buen guía

Bianca escuchó atentamente mientras el señor Saavedra, el orador invitado para su clase en la iglesia, les contaba a los niños sobre el viaje que había hecho recientemente a Egipto.

 “Fue la primera vez que estuve en Egipto y me sentí un poquito perdido al principio.  Todo me parecía nuevo y extraño”, contó el señor Saavedra.  “La forma en que las personas interactúan y pasan el tiempo es diferente de cómo lo hacemos nosotros.  Pero conocí a un joven que me ayudó a entender más sobre Egipto y sobre cómo vive la gente allá.  Su nombre era Noubi Aly.  Solo tenía 14 años, pero ya era uno de los guías más populares en la zona que visitamos.  Él comenzó su trabajo como guía oficial cuando tenía nueve años”.

Bianca estaba fascinada.  “¿Un guía de nueve años?”, pensó.  “¿Cómo puede saber suficiente historia de su país para ser guía?

“Desde que era muy pequeño, Noubi Aly comenzó a aprender todo sobre las pirámides y otros sitios históricos de Egipto”, continuó el señor Saavedra.  “¿Cómo creen que aprendió todas esas cosas?”

“A lo mejor fue a una escuela especial donde enseñaban todas esas cosas”, sugirió uno de los niños.

El señor Saavedra negó con la cabeza.  “No.  No fue a una escuela especial.  ¿Alguna otra idea?”

“¿Sus padres le enseñaron?”, preguntó Bianca.

“Sí, sus padres y muchos otros también”, afirmó el señor Saavedra.  “Noubi Aly aprendió mucho solo al escuchar cuando otras personas hablaban.  También estudió las placas históricas que veía en la zona”.

El señor Saavedra miró a los niños.  “Noubi Aly me recuerda a ustedes”, les dijo.  “Al escuchar a sus padres y a otras personas mayores que sabían sobre su país y su historia, él se convirtió en uno de los guías más solicitados.  Muchos de ustedes tienen padres, madres, pastores y maestros que conocen a Jesús y les enseñan sobre Él.  A causa de ellos, muchos de ustedes conocen también a Jesús como su Salvador”.

El señor Saavedra sonrió a la clase.  “Puesto que Noubi Aly aprendió tanto sobre su país de sus padres y otros, eso me ayudó a apreciar también a su país.  Y ustedes pueden hacer lo mismo con Jesús.  No son demasiado pequeños para guiar a otros hacia Él”.  RUTH I. JAY

GUÍA A OTROS HACIA JESÚS

VERSÍCULO CLAVE: HECHOS 1:8

RECIBIRÁN PODER CUANDO EL ESPÍRITU SANTO VENGA SOBRE USTEDES; Y SERÁN MIS TESTIGOS… HASTA LOS CONFINES DE LA TIERRA.

¿Crees que eres demasiado joven para ser guía?  Si conoces y amas a Jesús, puedes ser testigo y guiar a otros hacia Él.  Sigue aprendiendo más sobre Jesús y comparte ese conocimiento con los que te rodean.  Guía a otros hacia Él al permitir que ellos vean el amor de Dios a través de ti.

Clave de Hoy
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.